lunes, 3 de mayo de 2010

Arena, Sol y Espuma... de cerveza

Parece que por fin el frío se aleja de nosotros.

Para mí es importante, porque me paso medio invierno con la garganta jodida, entre el humo, los cambios de temperatura, los gritos, etc. Y además, me apetece poder disfrutar de vez en cuando de las playas que visito.

Estos días he podido pasear por las costas de Lanzarote, Tenerife y Almuñécar. No me he bañado, pero un paseo por la orilla es realmente gratificante, y una cervecita en una terraza, con el mar enfrente, es un regalo a los sentidos. Si a esto le sumas que las actuaciones han estado rodeadas de un ambiente de buen rollo generalizado, pues... ¿Para qué quiero más?

En Lanzarote lo pasé genial, porque encima había entre el público unas cuantas gaditanas, y además encontré a una amiga, así que luego estuvimos de cañas. Eso sí, Lanzarote en estos días está tranquilito.

En Tenerife ya tenía la experiencia previa del verano pasado, así que iba tranquilo. El público estuvo genial, como la vez anterior, y sinceramente creo que Tenerife se va a convertir en otro de esos sitios a los que quiero volver siempre que sea posible.

En Almuñécar era la primera vez que estaba, y la experiencia ha sido bastante grata. Buen público, y eso que al principio tenía miedo de que no fuera nadie, porque eran las cruces de mayo, y unas fiestas populares son siempre un duro rival.

Lo que no me moló tanto fue a la mañana siguiente. Iba con prisas, porque tenía que estar en Madrid para un proyecto en el que ando metido. Quería salir con tiempo, y cual es mi sorpresa cuando voy a recoger mi coche, cuando me encuentro una carrera ciclista. Habían hecho un circuito urbano, y mi coche estaba dentro del circuito, así que no pude sacarlo hasta que terminó la carrera.

Pero es que cuando enfilo el camino hacia Madrid, me encuentro que la A-7 está cortada. Me desvían hacia Málaga, busco una salida, el GPS insiste que que gire cuando sea posible ¿Por qué no hacen una opción para el GPS que sea "ahora no me toques los huevos"? Total, encuentro un cartel que pone "GRANADA", por la N-340, lo cojo, curvitas, curvitas y más curvitas... y de repente ¡Almuñécar! ¡Me apetecía volver, pero no tan pronto!

Al final tuve que ir hasta Motril (a 40 por hora, porque éramos muchos los que compartíamos carretera y semáforos). Al final llegué a casa con un buen retraso, pero a tiempo.

Ya en Madrid, tenían que recogerme para un rodaje. Fue divertida la experiencia, y espero que no sea la última, porque me está gustando este tema. Y luego, otra vez con prisas, porque por la noche tenía teatro en Gran Vía, con La Chocita del Loro. Una noche genial junto a Juan Aroca y José Andrés, que además de grandes cómicos, son dos tíos de putísima madre. A las tres y pico de la mañana estábamos guitarreando en el hotel Senator (pero bajito, ojo).

Y esta semana que empieza la paso en Galicia. Mañana estaré junto a Pepo Suevos, Miguel Miguel y Luismi en el Marmara de Vigo, en lo que promete ser una noche grandiosa. Y luego a recorrer Galicia, que siempre es un placer.

Y ahora os dejo una canción que escuché el otro día, y que me está gustando más por momentos: