jueves, 18 de diciembre de 2008

Vuelvo a casa por Navidad

Se acaba el 2008...

Sé que aun quedan casi dos semanas, pero para mí estos días que quedan son un barullo de fechas, fiestas y excesos (alimenticios, que uno no es de la Jet Set), que terminan por desorientarme, así que los cuento todos juntos, como un pegote único: el final del año.

De momento ando enredado en cerrar asuntillos laborales, para poder comerme el turrón sin tener en la cabeza nada que me atormente, aunque conociendo cómo soy, siempre quedará algún restillo en el subconsciente, como pasa cuando sacas la vajilla del lavavajillas: está limpia, pero siempre hay algún grumo que sobrevive al lavado.

Estas navidades me he propuesto hacer algo parecido a lo que hice el año pasado: escribir por narices. El 2009 quiero empezarlo con ganas, con cosas nuevas y con mucha más implicación en la comedia. El 2008 ha sido en algunos aspectos un poco estático, y creo que podría haber sacado más partido a algunas cosas, aunque no dejo de reconocer que no me ha ido nada mal.

El 6 de enero de 2009, hará un año desde que subí por primera vez aun escenario, y para celebrarlo, es bastante probable que vuelva a repetir: el mismo día, en el mismo sitio. No soy muy de fechas y cosas así, pero me hace ilusión. Además, La Chocita del Loro es sin duda el escenario en el que me siento más cómodo de todos en los que he estado. También es verdad que no hay un mes en el que no vaya como mínimo una vez, y ha terminado por convertirse en un referente para mí.

Mientras, el 23 de diciembre (o sea, el martes que viene), iré a Joy Eslava a probar con Paramount Comedy, a ver qué tal sale. Si la cosa va bien, podría ser el último paso para grabar con ellos, lo cual estaría muy bien. Tengo confianza en que con un poquito de esfuerzo las cosas saldrán como deben.

Y será el último bolo del año, porque del 24 al 1 me iré a San Fernando (Cádiz), a estar con la familia, los amigos y mi gente, a la que hace mucho que no veo. Este año han sido sólo 5 días los que he estado en tierras gaditanas, repartidos en dos veces. Es el año que menos tiempo he pasado allí desde que era un crío y vivía dando tumbos por España, y se nota. No me gusta estar tan desconectado, y aunque Madrid es mi casa desde hace ya ocho años, siento que necesito pisar mi tierra de vez en cuando. Las calles, las caras, el olor, el viento... siempre que voy es como una bocanada de recuerdos, como si releyera páginas de mi vida, y el contraste entre el ayer y el hoy es como entrar al mar corriendo desde la orilla, sin pensar si el agua está fría o no, y zambullirse del tirón, para salir a la superficie llamándome José Ramón, en vez de Salomón.

jueves, 4 de diciembre de 2008

El grito sordo

Ayer volví a ir a una de las actuaciones que Carolina Noriega prepara para ayudar a Casa Guatemala. Fue en el pub Mandala, de Vallecas.

En total actuamos (lo pongo en órden de aparición) El Gran Jero, Ignatius Farray, yo, Sara Escudero, Carolina Noriega, Sergio de Miguel, J.J. Vaquero y Nacho García (aunque Nacho compartió escenario y micro con Vaquero buena parte del tiempo, porque la liaron bien).

Normalmente, cuando uno se rodea de gente así para una actuación, pues termina diciendo que son todos la ostia, que es un lujo, etc. Y al menos para mí, es una verdad como un templo. Todavía no termino de acostumbrarme a compartir escenario con gente a la que he visto actuar durante mucho tiempo, y que muchas veces son una referencia a la hora de aprender a hacer las cosas.

Ayer me reí como hacía tiempo que no me reía viendo monólogos. Y es que uno de los efectos que me ha producido empezar a actuar, es que cuando veo monólogos no me limito a disfrutarlos y reirme, sino que mantengo siempre un punto analítico de lo que oigo y veo, como fuente de aprendizaje. Ayer el modo análisis estaba en "off", y de tanto reirme me dolían las costillas.

Pero si hubo algo que me alegró la noche, fue compartir escenario con Ignatius. Ojo, no quiero desmerecer a nadie (sería absurdo, sólo hay que ver la lista de nombres y se ve que son todos unas puñeteras máquinas de hacer reir), pero lo de Ignatius tiene para mí connotaciones especiales.

Cuando decidí que quería intentar hacer monólogos, pero mucho antes de hacerlo de verdad, me propuse ver a muchos cómicos actuar para ver cómo lo hacían. El primer monólogo de Paramount Comedy que ví fue uno de Ignatius, y me impactó. Lo llegué a ver tantas veces que casi me lo sé de memoria, y desde ese día soy un fan de este hombre. Ignatius nunca te deja indiferente, o te espanta o le adoras, y yo soy de los segundos.

Ayer me tocó salir detrás de él. Actuar detrás de un cómico que acaba de reventar siempre es un reto para cualquier cómico, porque si no mantienes el nivel se nota la caída. Pero por primera vez no me importó. Ignatius es un tío que se sube al escenario, abre la boca, y la peña se ríe antes de que articule una sola palabra. Es el Grito Sordo. El puto amo. Y ahí estaba yo, esperando a que me presentara para salir, y descojonado. Por un instante, fui consciente del cambio que ha habido en mi vida desde la primera vez que ví el siguiente vídeo, hasta el momento en el que Ignatius dijo: "¡Salomón!", me dio un abrazo y luego me dio el micro. Y eso me hizo muy feliz.

Primera parte:


Segunda parte:


Cuando yo lo ví, ni siquiera fue en youtube, pero es la misma actuación. Disfrutadla!

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Mi lado "freak"

Tengo la firme intención de hacerme una camiseta con esto:

typedef struct union
{
DiosPadre Padre;
DiosHijo Hijo;
DiosEspirituSanto EspirituSanto;
} Trinidad;

El chiste de donde lo saqué (y del que me hago absolutamente resposable) es el siguiente:

¿Cómo explicas el misterio de la Santísima Trinidad?
¡Pues con una estructura union!

Hace mucho que lo medito, y al final me la haré... El que quiera una que me avise.

martes, 2 de diciembre de 2008

Antonio Reguera

Hace una década, solía acostarme tarde para poder ver en Canal Sur el programa "Noche tras noche", y la persona que conseguía esto no era otro que el gran Antonio Reguera, para mí uno de los mejores contadores de chistes que he visto nunca.

Para los que no sean autóctonos, muchas de sus expresiones pueden sonar a chino, pero para los que le entendemos es una gozada verle en acción. Os dejo un chiste que me encanta. Sobretodo, los 20 segundos que van del 0:55 al 1:15, soy incapaz de recordarlos sin que se me salten las lágrimas de risa.



xDDDD

lunes, 1 de diciembre de 2008

Ni cantamos ni bailamos

¡Hoy me toca hacer un poco de publicidad!

Este viernes, 5 de diciembre, comienza una serie de actuaciones en el Teatro La Chocita, en la calle Gran Via, 70. Serán muchos los cómicos que pasen por esas tablas, así que la oferta es rica, variada y de calidad.

Además, tengo el honor de estrenar el escenario, junto con dos grandes cómicos (y mejores personas), como son Miguel Iribar y Juan Solo. Nuestro espectáculo se llama "Ni cantamos ni bailamos", y estoy convencido de que os gustará. Os dejo el cartel:



Haremos dos pases, uno a las 21:00 y otro a las 00:00. Es algo que me hace bastante ilusión, y que confío que dure mucho.

¡Espero veros por allí!

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Plan 9

Os dejo el vídeo de un grupo liderado por un gran tipo. De pequeños jugabamos al basket, y el cabrón me dió alguna que otra paliza (deportiva, se entiende)



No sé qué será de los Plan 9, pero quiero pensar que aun pueden resurgir

domingo, 23 de noviembre de 2008

El Trechel

No era la primera vez que iba, pero esta vez me ha venido de perlas.

La posada "El Trechel" está en Aldealengua de Santa María, un micropueblo de Segovia, pasado Ayllón, y un poco antes de Maderuelo. Era la antigua casa del cura, y ahora es un verdadero paraíso para quien busque descanso, paz y sobretodo un trato exquisito.

El silencio en el pueblo es una constante, no hay ruido, no se oye el claxon de los coches, salvo el de la furgoneta que avisa que ha llegado el pan. A pocos kilómetros decenas y decenas de buitres leonados sobrevuelan las Hoces del Riaza, y un toque medieval salpica la arquitectura de los pueblos de la zona.

Si tuviera que vivir allí moriría sin duda. La comida de la posada es tan absolutamente estupenda, que no he podido controlar la necesidad de probar casi todos los platos que se me ofrecían. Creo que todo lo conseguido en esta semana pasada en lo que a pérdida de peso se refiere, se ha ido al garete. Si estáis pensando en un fin de semana tranquilo, con buena mesa y mejor compañía, no lo dudéis: El Trechel es como una inyección de paz en el alma (y el estómago).

El viernes estuve en Ciudad Rodrigo, pero llegué de noche, actué, me fui al hostal y a las 7 de la mañana estaba de regreso hacia Madrid. Así que no se puede decir que haya "estado" en Ciudad Rodrigo. Eso sí, para cenar fui dentro de las murallas, y al menos tengo una vaga idea de lo que me voy a encontrar cuado vuelva, porque he prometido que volveré. Además, la gente me trató genial, incluso alguno al que le dí cera (desde el cariño, por supuesto), y me han invitado a volver en fiestas. No sé si iré justo en esas fiestas, pero la intención está ahí.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

¿Historia o historieta?

Todo el mundo lo dice: Se ha hecho historia.

El "Number One" del planeta es hoy por hoy un negro. Esto no pasaba desde que Michael Jordan estaba en activo. Solo que ahora la pelota tiene más de seis mil kilómetros de radio.

Por una parte, es positivo que el hecho de ser negro no le haya impedido llegar a la presidencia, y por otra parte es triste que en pleno siglo XXI siga siendo todo un triunfo que un negro llegue a estos puestos. Esto significa que la piel sigue siendo un escollo a superar y un tema de debate. Como lo siguen siendo otras muchas cosas (la componente familiar, sexual, etc). Podemos imaginar un presidente negro, pero ¿Podemos imaginar un presidente gay? Sería al mismo tiempo presidente y primera dama... ¿Están los EEUU preparados para esto? Yo creo que todavía seguimos siendo un planeta de cenutrios, por más que nos enorgullezca que un negro haya llegado a presidente. Seguramente, muchos países africanos han pensado: "Pues menuda hazaña. Nosotros llevamos décadas gobernados por negros". ¿Estáis seguros de que gobernábais vosotros?

Ayer escuché a Iñaki Gabilondo preguntar "¿Creéis que esto sería posible en España? ¿Sería posible que en España gobernase un gitano?". A mí lo que me sorprendería es que un gitano quisiera gobernar. Ellos tienen en los genes grabado a fuego la consigna "vive la vida", y lo siguen a rajatabla. Esto podría dar para muchos chistes del tipo: si el presidente fuera gitano...

Creo que mientras las apariencias, la opinión personal, las creencias y el qué dirán siga prevaleciendo sobre la preparación, la capacidad, el buen hacer y el sentido común, seguiremos siendo un planeta hipócrita e idiota. Un planeta que se escandaliza porque un político monte orgías, pero que mira para otro lado cuando se bombardean pueblos enteros con sabe Dios qué excusas. Un planeta donde la teta de Janet Jackson es motivo de debate nacional en el país más poderoso del mundo (todavía si fuera la teta de Pamela Anderson), pero que a su vez es el país que más pornografía produce. Un planeta en crisis, donde los máximos responsables del batacazo se jubilan con millones de dólares en sus bolsillos mientras los pringaos de los curritos se quedan sin casa o sin trabajo.

Al final no somos más que una panda de borregos, que se ha montado un tinglado a nivel mundial para establecer los cáuces de lo que se debe y lo que no se debe hacer, y donde cada uno mueve sus hilos pensando solo en su beneficio. Como jugar al tragabolas, pero a lo bestia. Los más listos y los menos escrupulosos, se comen las bolas mas grandes, y los más tontos o los menos favorecidos se comen los mocos y aceptan su situación con más o menos resignación.

Luther King dijo: "I have a dream". Lo malo es que como dijo Calderón de la Barca: "toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son". Y la inmensa mayoría, simplemente roncamos.

jueves, 30 de octubre de 2008

El guión

Recuerdo que cuando empecé a escribir monólogos, mucha gente me decía: "Pero si con que cuentes cualquier cosa vale, lo importante es ser gracioso".

No es cierto. El guión es importante. Las palabras tienen que ser las adecuadas, y aunque no lo parezca, a veces por muy pequeñas que nos parezcan las diferencias, el resultado final puede ser como la noche y el día.

Para ilustrar el ejemplo, os dejo una secuencia de una película. Esta escena es mi favorita, y la película es todo un clásico ¡Disfrutadla!



Es un ejemplo un poco exagerado, pero yo creo que bastante didáctico.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Coreografías

Me gustan las buenas escenas de luchas... Unas más que otras.

Esta me ha encantado:



¡La voz del enano es la caña!

lunes, 27 de octubre de 2008

Los domingos son para descansar

No me gustan los lunes.

Suelo tener muchas cosas que hacer, y con el despiste del fin de semana, suelo tardar en aterrizar y ser productivo. Me siento torpe.

El fin de semana no ha sido especialmente movido, salvo por el domingo, que ha sido bastante intenso. Por la mañana, estuve en el encuentro de familias acogedoras, haciendo de presentador. Estuve bastante patoso, pero afortunadamente era para una ONG, gente acostumbrada a ayudar al que lo necesita, así que no permitieron que me fuera con la sensación de haber estado torpe, y me dieron las gracias y felicitaciones. Son encantadores.

También tuve la suerte de conocer a Guillermo Summers. Es curioso cuando has crecido viendo a este hombre en la pantalla de un modo más o menos periódico, y terminas tomando café y charlando con él. Me pareció un hombre muy agradable, y su mujer un encanto. Una sevillana guapa y simpática. La verdad es que me alegró conocerles.

Y no solo a ellos. Pude charlar con mucha gente, de la ONG, familiares acogedores de niños, gente que lo está pasando muy mal, y que hacen serios esfuerzos por sacar adelante a su familia. Hablo de abuelos que con una micropensión se ven en la tesitura de tener que cuidar y educar a niños, por motivos diversos (defunción de los padres, encarcelamientos, drogas...). También otros familiares, pero sobretodo abuelos. Y no puedo dejar de pensar que el de acoger menores es un problema con el que nos podemos encontrar todos en un momento dado. Uno nunca sabe lo que la vida le depara, y creo que ayudar a estas personas, hacer que las ayudas sean apropiadas, es una labor que en un futuro puede repercutir en nosotros mismos. Nunca se sabe.

Por la tarde, de cumpleaños en Alcorcón, y columpiando a las sobrinas en el parque. Buena parte del domingo se puede decir que estuvo dedicado a la causa infantil.

Luego ya por la noche, estuve en la Chocita con Luis Álvaro, en un mano a mano. La verdad es que no había mucha gente, pero se puede decir que la cosa estuvo bien. La verdad es que terminé el día bastante cansado. Y hoy no es que esté mucho más descansado. Al menos hoy me acostaré temprano, porque mañana tengo que ir a Joy Eslava, y no tengo ni idea de a qué hora acabará la historia. Mejor será que recargue batería si no quiero arruinar la semana...

sábado, 25 de octubre de 2008

Días buenos, días mejores

El sábado pasado estuve en el Green, en Coslada.

Ya estaba padeciendo los comienzos de mi catarro, y se notó. A pesar de todo no puedo quejarme de cómo salió la cosa. Aunque a ratos me quedo con la sensación de que pude haberlo hecho mejor.

Lo que sí estuvo genial fue el trato recibido allí, algo que me encantó y que siempre es una cosa de agradecer. Hay sitios mejores y sitios peores, pero a menudo el trato humano marca la diferencia. Está claro que Mariano no solo lleva un local donde actúan cómicos, además adora la comedia.


Con el bueno de Mariano.

Y si encima tus amigos van a arroparte durante la actuación, pues mejor que mejor. Desde luego, hay días que uno está encantado con la compañía.



Y para el que le guste la comedia, el humor y la solidaridad, está de enhorabuena. El día 7 de noviembre, en el Green se llevará a cabo una gala solidaria para ayudar a la ONG "Casa Guatemala". Un cartel increíble, con unos cómicos cojonudos y en un sitio que rezuma buen rollo. El que se lo pierda no tiene perdón de Dios.



Ahora a trabajar. Mañana será un día bastante completito. Si todo sale como debe, por la mañana estaré de presentador en el 4º Encuentro del Programa de Acogimiento de Menores en Familia Extensa, con la ONG Meniños. Es la primera vez que hago de presentador, así que no tengo ni idea de cómo va a salir la cosa. Y por la noche compartiré escenario con Luis Álvaro en La Chocita del Loro de la calle Hermosilla, a las 21:00.

¡Alea jacta est!

jueves, 23 de octubre de 2008

Vitamina C

Ya estoy en la oficina.

Podría haberme quedado en casa hoy también, que se supone que es lo que debería hacer para terminar de curar el puñetero catarro, pero hay veces que la casa se me hace pequeñita, pequeñita, y termina por asfixiarme.

Así que a pesar de haberme quedado allí hasta las 12 de la mañana, finalmente he recogido mis bártulos y me he venido a mi mesa. La verdad es que necesitaba respirar aire fresco, y por qué no decirlo, una conexión menos coñazo que la VPN.

Creo que si me cuido lo suficiente no debería ser un problema el haber abandonado la protección del hogar. Al fin y al cabo, aqui no se está tan mal, y estar en casa mola, pero cuando es por obligación ya no mola tanto.

Ahora hay que hacer que el viaje merezca la pena...

martes, 21 de octubre de 2008

¿Bunbury plagiador?

Por lo visto hay gente que dice que Bunbury es un plagiador.

He leído un comunicado que el propio Bunbury tuvo que hacer a raiz de los comentarios que surgieron, antes incluso de que el disco viera la luz. Al parecer, unos versos de un poeta madrileño (Pedro Casariego), y otro vasco (Joseba Sarrionandía) han sido utilizados por Enrique en algunas de sus canciones del nuevo disco.

Personalmente estoy en contra del plagio en cualquiera de sus formas, pero sinceramente no creo que incluir una frase en una canción pueda considerarse plagio. Si Bunbury publica un libro de poemas y mete esas frases, a lo mejor es otra cosa, pero hacer una canción en la que aparezca una frase de un poema (esto se ha hecho muchísimas veces sin generar tanta controversia) no creo que sea para tanto.

No recuerdo que cuando Héroes del Silencio sacó "La Sirena Varada", se alzaran acusaciones de plagio. Y bien es sabido que la obra de teatro del mismo título, escrita por Alejandro Casona, tiene frases que aparecen más o menos reflejadas en dicha canción. Del mismo modo, no recuerdo que nadie dijera nada a Pedro Guerra por hacer una canción basada en la película "El marido de la peluquera".

Con esto quiero decir que no me parece mal que una frase o un argumento sirvan como base a una obra artística, totalmente diferente de la que lo inspiró. Es como el que usa un refrán dentro de una canción.

Bunbury no niega que haya tomado esas frases de los poemas de estos dos hombres, pero deja claro que por extensión y contenido, no pueden considerarse plagio, sino retales con los que forma luego un todo. No creo que haya mucha gente hoy en día que en sus construcciones no incluya ladrillos usados por otras personas.

Tal vez, si Bunbury hubiera nombrado en los créditos del disco a estos dos poetas, la gente que le tilda de plagiador no tendría mucho en lo que apoyarse. Pero a lo mejor de haberlo hecho, debería entonces nombrar todas y cada una de las cosas que le hicieron poner cada frase.

No creo que Bunbury haya perjudicado a estos dos poetas. Más bien ahora se les conocerá mucho más que antes. No defiendo a Bunbury, porque creo que no lo necesita, y considero que es una persona con talento suficiente como para no depender de obras ajenas. Entiendo que hay gente que no le traga, y que cualquier motivo es bueno para atacarle. Tengo el disco, y no creo que dos frases hagan un disco.

Me pregunto dónde están todos esos luchadores de la propiedad intelectual cuando Manu Sanchez fusila de un modo descarado, minuto a minuto, frase por frase, a decenas de cómicos españoles. A lo mejor es que vende mucho más intentar hundir a Bunbury, un artista menos simpático y dicharachero con la prensa que al gracioso y chistoso de Manu.

Está claro que Bunbury siempre ha sido el enemigo a batir para muchos críticos, y no dudo que ha podido cometer muchos errores, y que esos mismos errores pesan más en él que en cualquier otro artista, por contar estos con el beneficio de la duda con el que no cuenta Bunbury.

Por mi parte, creo que Bunbury no merece el calificativo de plagiador (al menos, no con los argumentos que hasta ahora he leído). Muy al contrario, siempre ha sido un apoyo para mucha gente, se ha dedicado a nombrar y ensalzar a decenas y decenas de artistas, de promover la música por su calidad y no por su comercialidad, y son muchos los que tienen mucho que agradecerle, tanto como artistas, como en el papel de espectadores. Ha sido el medio por el que mucha gente hemos conocido a otros artistas (en mi caso, por ejemplo, Alejandro Casona llegó a mis manos gracias a él, algo que le agradezco).

En fin, que vende más decir que Bunbury es un plagiador, y se conoce que hay gente necesitada de buenos titulares. Estamos en tiempos de crisis, y quien saber si peligra el puesto como redactor de algún que otro mediocre.

Por cierto, el periodista de "El País" que entrevistó a Bunbury respecto a este tema, me parece lamentable como periodista. Más le valdría dedicarse a las tertulias en plan Salsa Rosa, donde tocar los cojones al entrevistado y faltar al respeto y a las buenas maneras es una norma.

Yo por mi parte, seguiré disfrutando de este disco. Y si cae en mis manos alguna obra de Casariego o Sarrionandía (este último en castellano es complicado, pero no imposible), trataré de disfrutarlo, en vez de escudriñar las fuentes de inspiración de otros en busca de polémica.

El plagio es plagio. Pero retorcer las cosas para intentar ajustarlas a definiciones en las que en principio no se encaja, es tocar los cojones.

lunes, 20 de octubre de 2008

Tocado y hundido

Tras varios días de lucha, finalmente he perdido la batalla: Me he acatarrado.

Ando a base de sobres y calditos, y hoy ya me ha sido imposible ir a la oficina, aunque he currado desde casa, porque no está la cosa como para relajarse. No obstante, me cuesta estar al 100%.

Y entre pañuelo y pañuelo, ando escuchando el último disco de Bunbury, que ya está en mis manos. Os dejo el videoclip de uno de los temas.



Yo creo que hay tratamiento informático, porque semejantes ostias no son de recibo... Por cierto! Los fajos de billetes, juraría que son de 100 pesetas!!

domingo, 12 de octubre de 2008

¡Chin Pon!

¡Se acabaron las vacaciones!

La verdad es que han cumplido con creces el objetivo marcado: He desconectado al 100%. Tanto que temo que mañana el aterrizaje sea forzoso.

México ha resultado ser un sitio increíble. Nada como viajar para confirmar la ignorancia que uno suele tener sobre aquellas cosas que solo conoce de oídas. Personalmente he quedado encantado con muchas cosas. Pero ojo, también he tenido que sufrir alguna que otra contrariedad.

Cancún nos recibió con lluvia. Pero no una lluvia normal, allí la lluvia es torrencial, exagerada y tibia. Por suerte, también es intermitente, y cuando no llueve hace un sol más abrasador de lo que se espera.

El hotel estaba bastante bien, y tuvimos la suerte de que nuestra habitación tenía la terraza junto a la piscina, frente al mar. Según salía del dormitorio, un par de zancadas largas y al agua. Además, estábamos entre manglares, así que era frecuente cruzarse con iguanas, mapaches y todo tipo de bichos. También era habitual ver águilas, pelícanos y turistas. Estos últimos solían ir en pareja, y se conoce que el gobierno mexicano está haciendo una gran labor de control, porque la inmensa mayoría iba anillada. Creo que nunca he ido en un avión tan empalagoso. Deberían haber amarrado un puñado de latas vacías en los alerones de cola.

Una de las cosas que menos me gustó fue el ser tratado como un turista. A ver, es cierto que era un turista, pero me fastidiaba ese rollo "quiero tus dólares" que se respira en la quinta avenida de Playa del Carmen. Encima los precios son como para mandar a tomar por saco a más de uno, pero lo mejor que puedes hacer es pasar del tema y seguir caminando. Además, la puñetera pulserita "todo incluído" te deja vendido de cara a los vendedores. Yo le daba la vuelta, y la ocultaba bajo el reloj. No servía de mucho.

Otra de las cosas que me afectó bastante es el grado de humedad que hay por estos lares. El 90% del tiempo estaba sudando, y el 10% restante bajo el agua. La ropa no se secaba del todo, el sol abrasaba, y los mosquitos se ensañaban con mis tobillos. Tenía que ponerme protector solar para ir de la habitación al comedor (unos 300 metros), y también repelente para mosquitos. Con el sudor, la mezcla me hacía ser una especie de babosa barbuda la mayor parte del tiempo.

Pero con todo, el viaje ha sido genial. He visto cosas increíbles, y de nuevo alguna que otra anécdota curiosa, como estar a las dos de la madrugada con gente de Vancouver y Quebec cantando, guitarra en mano, canciones de Héroes del Silencio en el patio del hotel. He aprendido a contar como lo hacían los mayas, en vigesimal, con puntos, rayas y caracolas. He conocido a un guía de excursiones que bien podría dedicarse al stand up, y que desgranaba entre monumento y monumento la realidad mexicana del modo más ácido. Jorgito, te debo una visita al Museo de las Américas.

Pero ya pasó, y ahora toca retomar la vida cotidiana, el biorritmo y el trabajo pendiente. Esta semana hay prueba con Paramount, visita a Valladolid (el español, el mexicano ya lo visité el domingo pasado), y asumir que hasta diciembre va todo de una sola tacada.

Y ahora unas fotitos...


De Forrest por la vida.


Luchando contra el calor.


Un vecino habitual.


En el jeep, antes de salir hacia los manglares.


Chichen Itzá, una de las nuevas maravillas del mundo.


En la selva.

Por supuesto tengo muchas más, pero no es plan.

Y para terminar, una anécdota. El viernes estuve comiendo en un restaurante en el centro de Madrid. En un momento dado, miro hacia la puerta y veo que entra un grupo de clientes que provocó un revuelo especial entre el personal. ¿Quién estaba allí? Pues el mismísimo Jaime de Marichalar. Por un par de segundos, nuestras miradas se cruzaron, y me pareció curioso, porque justo antes de irme había escrito sobre él. Y yo me pregunto: ¿Cuanto más tengo que escribir sobre Pilar Rubio para que me ocurra lo mismo?

sábado, 27 de septiembre de 2008

Technology

Esta canción:



mola...

Azul y Blanco

Tres días, tres... y estaré tumbado junto al mar turquesa, sobre arena blanca y fina, viviendo como un marqués.

Y hablando de nobleza, ayer me enteré de que la revista Época ha dicho que Marichalar es consumidor ocasional de coca. Por supuesto, Marichalar dice que eso es mentira (supongo que se refiere a lo de ocasional).

Me hace mucha gracia que de repente esto sea noticia. No hace mucho ví un reportaje en el que se demostraba que se consume coca de manera habitual en colegios, institutos, universidades, hospitales, edificios oficiales, etc. En los bares, discotecas y restaurantes ni se molestaron en mirar. Aparte están los que se meten en el coche, en los parkings, en su casa o donde les pille. Resumiendo: miles y miles de personas toman coca ¿Qué hace tan especial que Jaime se meta un tirito de vez en cuando?

Por lo visto, la idea es alegar esta actitud como motivo justificativo para una presunta nulidad matrimonial. Y es que es gracioso, usar la hipocresía para justificar más hipocresía.

Querida Elena (majestad para los amigos), si quieres casarte otra vez, divórciate y cásate. No te preocupes tanto por el qué dirán ¡Mira a tu hermano! Se ha casado con una divorciada, y según parece el populacho está encantado. No te preocupes ¡España ha cambiado mucho! Verás, nuestros chavales se revientan a ostias para colgarlo en youtube, las mocosas enseñan las tetas por internet, 30.000 personas quieren ser "habitantes de la casa", y hemos ganado la Eurocopa ¿En serio crees que nos importa un carajo que te divorcies? ¡Haz tu vida, princesa! Nosotros ya tenemos bastantes cosas en qué pensar, como por ejemplo, cómo vamos a hacer para que la subida del euribor no nos ponga a todos a pasear por Montera y la Casa de Campo. También tenemos que dedicar algo de tiempo a inventar un carburante que no salga a 1,20 el litro. Algunos incluso andan entretenidos buscando un nuevo curro tras el desplome del negocio inmobiliario. En serio, es el mejor momento para ser una chica mala, estamos demasiado ocupados con nuestras movidas plebeyas.

Evidentemente, no me considero monárquico, y aunque no tengo nada en contra de la familia real, tampoco se puede decir que tenga nada a favor. Muchos dicen que Don Juan Carlos ha hecho mucho por España, y puede que así sea, pero creo que hay millones de españoles que cada día, con su trabajo, hacen tanto o más por España y no se les reconoce como una heroicidad. Y que conste que el trabajo de rey me parece jodido. No quisiera esa vida para mí, y lo digo muy en serio. Todo el tiempo viajando a inauguraciones aburridísimas, leyendo discursos sosos y predecibles, saludando a gente que ni conozco ni me interesa, recluidos en zonas vip y haciéndome fotos. No me sorprende que alguno se meta rayas, lo que me sorprende es que no se metan caballo.

Pero no termino de comprender por qué, si todo el mundo sabe lo que hay, los medios se empeñan en poner cara de sorpresa, en decir que esto es un escándalo ¿Por qué trae tanta cola toda esta mierda? ¡Son humanos! Hacen caca, se tiran pedos, y más de uno se mete coca, fuma hierba o achica cubatas 3 días a la semana, es un hecho. ¿Por qué nos empeñamos en mantener una monarquía si luego no les dejamos hacer su santa voluntad? Se supone que un rey puede hacer lo que le salga de los cojones. Lo que nosotros tenemos no es una monarquía, es un producto comercial, marketing puro y duro, un equipo preparado y dispuesto para representarnos en todo tipo de eventos. Rollo azafatas, pero con unas tarifas de infarto.

Ya no hay reyes como los de antes, y las tramas de palacio son una porquería que aburren al más lerdo de los lerdos. No se envenena a los herederos, no se asesina en los rincones del castillo. En vez de eso, van a regatas, olimpiadas y proveen a miles de súbditos con politonos del "¿Por qué no te callas?". Un entretenimiento light para esta sociedad ávida de consumir diversión, sea en el formato que sea, y bastante espabilada.

Voy a seguir recogiendo y preparando mi equipaje...

martes, 23 de septiembre de 2008

Viejos Tiempos

He dado con esto en youtube:



Y me han venido a la mente recuerdos. ¡Qué cosas!

Un saludo a los que compartieron aquello conmigo ;o)

(O.E. Brown and J. Knight)

Out in the street
You don't survive by being weak
This is our time
Walls were made for us to climb

Don't you try to lock us out
'Cause we're breaking down the doors
And, oh, we're prepared to fight, baby

There's no stopping us (no stopping)
No one does it better (no one does it better)
There's no stopping us (no stopping)
Daylight doesn't matter

Long overdue
No playing games or being used
Something to prove
It's more than just a dream come true

We have waited far too long
For this moment to arrive

There's no stopping us (no stopping)
No one does it better (no one does it better)
There's no stopping us (no stopping)
Daylight doesn't matter

There's no stopping us (no stopping)
No one does it better
There's no stopping us (no stopping)
Daylight doesn't matter

[Instrumental Interlude]

We have waited far too long
For this moment to arrive

There's no stopping us (no stopping)
No one does it better
There's no stopping us (no stopping)
Daylight doesn't matter

There's no stopping us (no stopping)
No one does it better
There's no stopping us (no stopping)
Daylight doesn't matter
(We're on the move)

There's no stopping us (no stopping)
No one does it better
There's no stopping us (no stopping)
Daylight doesn't matter

jejeje...

jueves, 18 de septiembre de 2008

Tropiezos

Ayer estuve en la Chocita del Loro.

Hacía ya bastantes días que no pisaba un escenario, y se nota. No era solo el hecho de estar más nervioso que otras veces, es que hasta el guión se diluye en la memoria cuando pasa mucho tiempo sin fluir. Y si encima pretendes meter cosas nuevas por medio, entonces la inestabilidad se agudiza.

No salí contento, la verdad. No se puede decir que fuera mal, pero cuando no cumplo los hitos que me marco, me fastidia bastante, y ayer hubo muchas cosas que quise cumplir y no lo hice.

Sé que tengo mucho cansancio acumulado, que el agotamiento mental tiene que afectar por fuerza. Al fin y al cabo, el estado de ánimo se refleja en lo que hago. Yo no soy actor, y no sé cómo camuflar mi realidad cotidiana cuando me subo a un escenario. Quiero pensar que el tiempo y las tablas lo harán posible algún día.

Pero tampoco quiero usarlo de excusa. Es cierto que hay días que el público es colaborador, y que otras no lo es tanto, pero estoy convencido de que en otras circunstancias (y me refiero exclusivamente a las mías, no al público), la cosa habría sido bien distinta, al menos en lo que a mi percepción se refiere.

Pero como tampoco puedo recrearme en mis errores, lo que toca es pasar página, y a otra cosa. En realidad tengo mucho trabajo por delante, y si no fuera porque estoy hasta arriba en la oficina, lo llevaría a cabo con ilusión y ganas.

De momento lo único que tengo es picor en los ojos, dolor de cabeza y espalda, y unas ganas locas de aterrizar en Cancún, para resetearme. Porque sé que tengo muchas cosas por hacer, y eso me ilusiona, pero soy incapaz de disfrutarlo ahora mismo.

Creo que no es mala idea ir pensando en recoger e irme a casa. En cuanto termine cierto proceso que tengo por ahí pululando, me piro.

martes, 16 de septiembre de 2008

Recta final

Ayer estuve en Valladolid.

En realidad en Boecillo, en el parque tecnológico, en una reunión bastante divertida (no es un eufemismo). Lo cierto es que me lo paso bien en este tipo de eventos. Eso sí, las consecuencias de este tipo de reuniones suelen significar trabajo.

Y esta mañana he formalizado por fin mi viaje, mis vacaciones, mi salvación... Si todo sale según lo previsto, pasaré en este hotel unos cuantos días de descanso. Además, siendo de la tierra del viento de levante, los huracanes a mí me la traen al pairo. Vamos, que sea como sea, me piro a México, a la Riviera Maya. Es lo que hay...

Bien lo sabe Dios, que el tequila no es precisamente el santo de mi devoción, pero soy persona de adaptarse a las costumbres locales de los sitios que visito, así que tampoco me gustaría ser descortés, por lo que seguramente termine chupando algún que otro limón.

Pero todo esto será a partir del 30 de septiembre, así que hasta ese momento seguiré haciendo lo que me toca: currar como un pringao. Me pregunto que sería de todo esto si me diera por rendirme al absenta... seguramente nada. ¡Para eso se inventaron las copias de seguridad!

Y a ratitos quisiera ser sordo...

domingo, 14 de septiembre de 2008

El final del verano

Tenía que ocurrir, estaba cantado.

Para mí, el verano acaba cuando se termina la jornada intensiva. Y aunque llevo muchos días ya sin jornada intensiva de un modo oficioso, el mero hecho de que ya sea oficial es suficiente para deprimir.

En cierto modo tenía ganas de que llegara septiembre, porque el verano supone un cierto parón, y si al final no tienes muchas vacaciones, pues tampoco es que te sirva de mucho que haya cuarenta grados a la sombra. Bueno, por eso y porque el 30 de septiembre empiezan mis vacaciones. Si todo va bien, octubre lo inauguro en México.

Además, tengo muchos proyectos en mente, y necesito que vuelva la cotidianidad a mi vida. De hecho, hay ciertos aspectos en los que casi me viene bien el que me hayan vuelto a poner una mesa en la oficina. Los caminos de ida y vuelta en bus son una fuente de inspiración, y es uno de los pocos momentos de reflexión que me quedan de aquí a final de año.

El curso empieza con ganas, vivo un pico de trabajo, tengo alguna que otra espinita clavada, alguna incluso empieza a enquistarse del tiempo que lleva ahí, y lo peor es saber que a corto plazo no la voy a sacar. Soy un mierda.

Definitivamente, estoy viviendo un momento curioso, por muchos motivos. Digo yo, que eso es lo que cuenta ¿No? Si total, ahora que sé que es posible que un agujero negro surja del coqueteo de unos científicos europeos con los protones acelerados, vivo cada día como si fuera el último. En cualquier momento, la Tierra podría desaparecer bajo mis pies, absorbiéndome hacia un punto de densidad infinita. Que digo yo que eso tiene que molar, y puestos a morir, pues que sea de un modo espectacular.

Y acabo de ver un anuncio que dice que en 7 días empieza Gran Hermano 10... Espero que esos frikis de los protones se den prisa.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Saturación

Últimamente no estoy muy metido en el blog, como se habrá podido comprobar.

La vuelta de las minivacaciones ha sido dura, y mi jornada intensiva ha terminado bastante antes de lo que era de esperar. Así son las cosas, cuando hay prisa, hay prisa.

Además, no quisiera ver truncadas mis verdaderas vacaciones, las que se supone que cogeré a partir del 30 de septiembre. Es mejor cumplir con ciertos compromisos, por si acaso.

De momento andaré bastante desconectado del blog, y de otras muchas cosas. Este mes haré poquitas actuaciones, y el que viene más o menos lo mismo.

Me estoy hartando de vitamina C... (pal que lo pille)

viernes, 29 de agosto de 2008

Servilismo

Acabo de llegar de Valencia, de pasar unos días en la playa.

Lo cierto es que ya me tocaba, y aunque no han sido muchos días, sí que han conseguido el efecto deseado: desconectar.

He tenido tiempo de recordar cosas que hacía mucho tiempo que no vivía, ya que en veranos anteriores solía ir a Cádiz, y en la playa a la que voy en esas ocasiones, no hay mucha gente.

En general, no me gustan las playas masificadas, esas en las que tu vecino te mancha de arena cuando se mueve, las conversaciones son de todo menos privadas, y la intimidad es una ilusión. Precísamente, una de esas conversaciones me hizo pensar en algo que me fastidia bastante.

Un chaval tenía una canoa hinchable, y ya en el agua, un bañista tuvo que llamarle la atención, porque casi atropella a una chica. Por supuesto, el chaval no hizo ni puto caso, como suele ser habitual en este tipo de personajes. Pero ya en tierra, mantuvo una conversación con uno de sus colegas:

personaje: ¿Me dejarán enjuagar la piragüa en las duchas de las piscinas?
amigo del personaje: No veo por qué no.
personaje: No sé, a lo mejor el socorrista es gilipollas y me dice algo.

Amigo, el único gilipollas en esta historia eres tú. Primero, porque tu escasez de neuronas te impide entender que no puedes hacer siempre lo que te salga de los cojones, y mucho menos faltar al respeto a gente que lo único que hace es impedir que personajillos de tres al cuarto como tú, hagan un uso indebido o incorrecto de las instalaciones. Y segundo por insultar a un chaval que está trabajando, un verbo que igual tu pijerío te impide comprender, pero que ya me gustaría a mí verte practicar aunque solo sea una vez en tu acomodada vida.

Me hacen mucha gracia estas personas que confunden a los trabajadores con una suerte de servidumbre, que les tratan como el culo, y que se creen que el mundo ha sido concebido para su comodidad, "porque ellos lo valen".

Los socorristas están ahí para salvar vidas, aguantan las chorradas de muchos maleducados, y luego tienen que aguantar exigencias y prisas cuando los pobrecitos se hacen pupita por no hacer ni puto caso a las indicaciones que se les hace. He visto a mucha gente moquear lloriqueando cuando llegan los problemas, esos que se reían cuando se les decía por enésima vez que no nadase hasta la boya, que no saltaran de cabeza a la piscina, o que no empujaran a gente al agua.

Así es a menudo el veraneante, pura exigencia con sus intereses, poco caso a las normas, y poco respeto para el currante de verano. Pero yo desde aquí os mando un saludo: ¡Que os jodan!

sábado, 23 de agosto de 2008

Cómicos

Ayer volví a vivir una noche de comedia rural.

Esta vez estuve en El Real de San Vicente, en Toledo. Un pueblecito de menos de mil habitantes (aunque imagino que en verano la cosa cambia).

Mientra iba en el coche hacia allí, pensaba en los cómicos de antaño, que iban de pueblo en pueblo con su espectáculo. Y no es que me sintiera identificado con ese tipo de vida, de la que ando bastante alejado, pero me hizo pensar en lo mucho que ha cambiado el oficio en algunos aspectos, y sin embargo, aun hay cosas que sobreviven. Empieza a gustarme esa sensación de no saber con qué te vas a encontrar en las actuaciones, con lo que me gusta a mí saberlo todo de antemano, siempre planificando. De todas formas, la gente estaba de muy buen rollo, y aunque la actuación fue un poco larga (terminamos casi a las 4), me lo pasé muy bien.

El día de ayer fue muy cansado. A las 7 de la mañana salí para Valladolid, a una reunión en el parque tecnológico de Boecillo, y cuando llegué a Madrid de vuelta, un compañero me llamó para que fuera con él a la actuación. Terminé compartiendo escenario con Ivan Rey y Enrique el Grande, y cuando por fin me acosté, el reloj ya marcaba las 5 de la mañana.

Hay días que se hace duro querer estar en misa y repicando...

miércoles, 20 de agosto de 2008

Barajas

Hace dos horas que se ha estrellado un avión en Barajas.

Yo estoy en el edificio de Telefónica I+D, junto a la A2, así que el sonido de las sirenas ha sido bastante repetitivo durante un buen rato. El aeropuerto no queda nada lejos de aquí, y mientras actualizo las páginas de noticias, el baile de cifras no para de crecer. Ya son más de cien muertos contabilizados.

Es muy jodido saber que a pocos kilómetros de tí, muy pocos, más de cien personas acaban de morir. De repente me he acordado del 11M, cuando desde mi ventana en la Glorieta de Embajadores veía la cola de ambulancias y bomberos corriendo en dirección a Atocha. En aquella ocasión ni siquiera se podía hablar de kilómetros. Eran 10 minutos andando.

Mi más sentido pésame a las familias

Aburrimiento

Hoy he madrugado más que de costumbre. Y no porque tuviera que hacerlo, sino porque un par de parroquianos se han encargado de que tanto yo, como buena parte de mi vecindario, dijéramos adios a las sábanas de un modo prematuro.

Se conoce que los chavales estaban aburridos, o estresados, vete tú a saber. El caso es que decidieron dar rienda suelta a sus sentimientos, y dejaron fluir la energía negativa. A lo mejor, de haberlo pensado con calma, habrían podido darse por el culo mutuamente, y de este modo liberar sus tensiones en petit comité, pero tendrían prisa o algo, porque el caso es que no cayeron en la cuenta de que existía esta opción.

Se decantaron por otra algo menos cívica, que consistía en que, mientras uno de ellos conducía un coche, el otro asomaba medio cuerpo por la ventanilla del copiloto, y con una maza se dedicaba a reventar las lunas traseras de los coches que estaban aparcados en mi calle. Así hasta un total de ocho coches.

Por suerte para mí, mi coche quedaba del lado del conductor (a partir de ahora Subnormal 1), porque de haber quedado del lado del Subnormal 2, ahora estaría acordándome de su puñetera madre cada cinco minutos.

No termino de entender qué diversión pueden encontrar esta suerte de retrasados mentales en joder la vida al resto de la gente. Quiero pensar que un día de estos, Subnormal 1 y Subnormal 2 recibirán un poco de su propia medicina. Tal vez Subnormal 3 (que fijo que existe) se dedique a pincharle las ruedas al coche de Subnormal 1, o algo por el estilo.

Hay días que tiene uno la sensación de que hay una parte de la población que sencillamente sobra.

martes, 19 de agosto de 2008

Amores de Verano

El fin de semana ha sido bastante completo, en lo que a experiencias se refiere.

El jueves estuve en la Chocita, y aunque no salí contento del todo, no se puede decir que fuera mal la cosa. Lo que pasa es que llevaba una serie de expectativas en mente, y cuando me fallan los planes me fastidia mucho.

El viernes estuve en un pueblecito de la sierra, Santa María de la Alameda. Después de un par de discrepancias con mi dispositivo GPS, llegamos al sitio en cuestión. Debo decir que de haberle hecho caso al puñetero cacharro, y no a los carteles, habría llegado mucho antes, y sin tener que esquivar toros que aparecían de repente en el arcén.

La verdad es que en este tipo de sitios se dan circunstancias un tanto curiosas. Por una parte, hay chistes que sabes perfectamente que no van a entrar, y por otra, la heterogeneidad del público en términos de edad era de un espectro realmente amplio. Por ejemplo, no dije la frase "esa vieja de mierda", y la cambié por "esa señora"... Pero es que cinco abuelas en primera fila, imponen más de lo que uno cree.

Sin embargo, y pese a lo que uno pudiera esperar, la actuación salió bastante aceptable. Y no me refiero a lo que me toca, sino al público: un trato amable, acogedor y bastante agradable. Te hacen sentir muy cómodo, y es algo que se agradece. Hay veces que vas a sitios que aparentemente son más acordes a lo que uno espera del mundo de la comedia, los bares y la farándula nocturna, y luego no terminas de sentirte integrado en el ambiente. Los pueblos suelen conseguir ese toque de hospitalidad que en las ciudades más grandes casi es anecdótico en algunas ocasiones. Eso sí, no hay que bajar la guardia, que hay de todo en esta vida.

Pero ya estamos de lleno en la semana laboral, ya tengo la agenda más apretada que el escote de Pilar Rubio (Dios... ¡Cómo me gusta esta chica!), y de ahora en adelante el reto es hacer bloque y empezar a tallar, que falta me hace.

Aprovechando que he sacado el nombre de Pilar, os dejo una foto de mi amor platónico. Toda una "pin up" en pleno siglo XXI, pero con corazón de rockera, y eso ya es demasiado para mí.



¡Hace poco me he enterado de que somos vecinos! Creo que bajaré la basura con mucha ilusión a partir de ahora... uno nunca sabe si se la cruzará por la calle o no.

Pili, si lees mi blog (lo mismo le escribo al Rober Bodegas para que te avise), quiero que sepas que aunque tengo novia, tenemos pactadas una serie de excepciones en lo que a infidelidades se refiere... Ella tiene tres o cuatro pero tú, y solo tú, eres mi excepción (^_^)

¡Aprovecha, que aun estoy potable! (el que haga un chiste de esto va a conocer mi YO agresivo)

jueves, 14 de agosto de 2008

Una de cal, una de arena

Al final parece que los astros se han apiadado de mí, y en vez de terminar con mis huesos en un zulo, han decidido dejarme en una pradera (que es como llaman a las salas grandes con muchas mesitas y con ventanas).

No me quejo, porque estoy mejor de lo que esperaba, aunque indudablemente no es como estar en casa. Aun así, estos días parecen tranquilos, y aunque tengo mucho trabajo y el tiempo no sobra, conservo la sensación de que la actividad es de todo menos trepidante. Ya veremos según vayan pasando los días y las fechas clave se aproximen.

Entre tanto, trato de escribir todo lo que puedo en mis huecos libres, que no son muchos. Las neuronas parecen bloqueadas por un muro compuesto entre otras cosas por sockets, threads y mutex, y cuando quiero asomarme por encima para echar un ojo, no me queda más remedio que encaramarme, con el consiguiente esfuerzo. Eso no es bueno. No señor.

Pero hoy es jueves, y mañana es festivo, y eso significa que tengo un paréntesis para intentar dar forma a muchas cosas, que de momento son simples jirones de tinta en pequeños papeles arrugados, hacinados en los bolsillos de mi mochila, esperando la oportunidad de ver la luz. Hoy debería ser un buen día para eso. Puede que mañana también. Ya veremos lo que pasa...

En el peor de los casos, son tres días para mí, y juro que los voy a aprovechar.

lunes, 4 de agosto de 2008

Platón y un ornitorrinco entran en un bar...

Ayer estuve de compras, y terminé por agenciarme un libro que promete ser, como mínimo, divertido.

Consiste en una explicación de conceptos filosóficos, pero desde una perspectiva humorística, y esto de por sí me atrae. He podido leer algunos fragmentos sueltos, y creo que me voy a reir bastante. Y si encima consigo entender ciertas cosas, pues mejor que mejor.



Cuando lo termine haré las crónicas pertinentes. De momento esta semana la tengo bastante jodida, porque hay muchas cosas que quiero terminar, y no ando precisamente sobrado de tiempo. Os dejo un chiste que aparece en el libro, para que os hagáis una idea de lo que me voy a encontrar:

Un ejemplo sobre la prespectiva racionalista de Leibniz:

El optimista dice: "El vaso está medio lleno."
El pesimista dice: "El vaso está medio vacío."
El racionalista dice: "Este vaso es el doble de grande de lo que debería ser."

viernes, 1 de agosto de 2008

Locos

Acabo de ver en la tele cómo una chica (menor de edad, como corresponde a los tiempos que vivimos) daba una paliza bestial a otra chica también menor.

Por supuesto, lo han grabado con un móvil, lo han reenviado a sus colegas y conocidos, ya está en youtube, lo han sacado por las noticias, etc, etc.

Hay chavales que incluso justifican la paliza: que si se llevaban mal, que si se provocaban... no sé, supongo que si justificas una paliza así por este tipo de cosas, eres un candidato perfecto a ser protagonista de alguna de las siguientes entregas.

No entiendo a los chavales que hacen este tipo de cosas. No sé si su problema es de educación, de tolerancia social, de libertad mal entendida... Pero lo que está claro es que algo se está haciendo mal. Una sociedad que pretende ser avanzada no puede permitirse este tipo de cosas. Los chavales tienen que entender que no se puede reventar la cabeza a patadas a una persona como si nada.

Encima en este tipo de vídeos es frecuente escuchar risas entre los asistentes, gente jaleando y animando a los agresores, da igual si es una paliza a un crio, o si están quemando a un indigente, les hace gracia, mucha gracia.

Siempre he pensado que la mejor manera de enseñar es un buen ejemplo, pero entonces ¿Qué hacer? ¿Reventarles a ellos la cara a patadas para que comprendan que eso "no mola"? Yo creo que saben que no está bien, que es jodido, pero que les importa una mierda.

Recuerdo que cuando era un crío, quería tener dieciocho años para poder hacer lo que me diera la gana. Ahora los chavales pueden hacer lo que les de la gana mientras no cumplan los dieciocho. Creo que no es una cuestión de números o fechas. Alguien tiene que poner freno a esto, porque la historia nos enseña que la gente se cansa de los opresores y termina por rebelarse. No quiero pensar que una sociedad termine rebelandose contra sus propios adolescentes. O peor...

Para el caso peor, os dejo la versión que hizo en su día Chicho Ibáñez Serrador.



Espero que no termine convirtiéndose en un visionario.

Golfos

Que Carlos Chaouen es un golfo es algo que no dudo.

Aquí os dejo una entrevista a este genial cantautor:



A ver si sale el disco de una puñetera vez, que llevamos mucho esperando.

jueves, 24 de julio de 2008

Caricaturas

Es triste ver cómo la gente degenera.

Ocurre muy a menudo, pero supongo que es con la gente conocida, con la gente de la que puedes ver vídeos casi de cada mes, donde te das verdadera cuenta del paulatino cambio que transforma a las personas, y las convierte en caricaturas de lo que fueron en un momento dado.

Por desgracia, son caricaturas que no hacen ni puta gracia. Hay gente que por algún motivo que desconozco, apoya la autodestrucción, lo ven como algo poético, y lo aplauden. Personalmente opino que es una gilipollez.

Hoy he visto este vídeo de Amy Winehouse, y he pensado que es una pena el rumbo que ha tomado la vida de esta chica.



Ya nunca volveremos a ver a esta Amy.

miércoles, 23 de julio de 2008

30.000

He aquí el número de personas que hasta ayer se habían presentado para ser elegidos como los nuevos habitantes de Gran Hermano.

Hace unos años me presenté a unas oposiciones a ujier del senado, y érmos unos 12000 inscritos para 30 plazas (una plaza por cada 400). Pero es que para entrar en Gran Hermano, la proporción es de una plaza para cada 3000... Y eso que lo de ujier es una plaza fija, mientras que lo de Gran Hermano es un contrato de 3 meses... Que sí, que te puedes hacer famoso, pero haciendo balance de las ediciones anteriores ¿Cuántos habitantes de la casa siguen en el candelero?

No sé, yo creo que se nos está yendo la olla de un modo alucinante. A la gente le gusta la idea de estar al otro lado de la pantalla, quieren ir a los saraos, a los platós, quieren magnificar las cosas dentro de la casa y sus cuentas bancarias fuera de ella. Quieren ser famosos sin más. Porque los habitantes de la casa son famosos sin más. No tienen que hacer nada especial (a ver, hay pruebas dentro de la casa, pero me niego a admitirlas como talento). La cuestión es pasar el filtro, y dado que alguien tiene que pasarlo, es una cuestión de suerte. Tener la suerte de encajar en lo que los creadores del programa quieran que encaje. El resto viene rodado.

Afortunadamente, este año tengo televisión por cable y podré acceder al canal de 24 horas de Gran Hermano, así cuando diga que no veo Gran Hermano nadie podrá decirme que es porque tengo la suerte de nunca coincidir con ellos en antena. Será porque yo lo he decidido.

¡Toma ya! ¡Puedo y no quiero! ¿Qué pasa?

martes, 22 de julio de 2008

¡Vacaciones!

Que no... que es coña.

De momento me quedo aquí, sudando y pegajoso. Como mucho me puedo permitir hacer como este domingo, e irme a alguna piscina a chapotear un rato. Y es que octubre queda lejos todavía.

Ayer estuvimos mirando las posibilidades de hacer un viaje a la Riviera Maya, la zona que escogeríamos, las visitas que haríamos, etc. Lo que pasa es que hasta que no sepamos cuánto nos cuesta y cuanto nos podemos gastar, pues está todo un poquito en el aire.

Esta mañana he estado hablando con el tipo de la constructora del edificio que están haciendo frente a mi ventana. Nos ha enseñado planos, y parece ser que la cosa está en regla, así que no hay más remedio que aguantarse con las nuevas vistas: ladrillos.

Hemos estado hablando también sobre la crisis del sector de la construcción, y parece que está todo el mundo jodido. Sin ir más lejos, algunas empresas que les suministran a ellos el material, han quebrado. Encima los bancos no dan dinero a la constructora si antes no venden los pisos. Pero no pueden vender los pisos porque los bancos no conceden hipotecas, a no ser que tengas mucha pasta. Total, la pescadilla que se muerde la cola. Está claro que ser constructor en el 2008 es una pesadilla. Aunque no es menos cierto que ser un mileurista treintañero es más jodido todavía.

Supongo que el que tiene dinero verá las cosas de otro modo, pero al que le ha subido 200 eurazos la letra del piso debe andar muy jodido. Encima mucha gente ya estaba asfixiada antes de que el euríbor jugase a ser supermán y levantara el vuelo. El efecto dominó está aquí, y parece que va a salpicar mucho.

Así que mientras yo ando pensando si podré o no irme a la Riviera Maya, hay gente que debe estar pensando en si tendrá que vender el piso e irse de alquiler (que lo tiene chungo, porque nadie está comprando).

Soy un puto egoísta de mierda... Claro que bien pensado, yo no tengo piso propio. De hecho, no tengo nada propio, ni acciones, ni bonos del estado, ni letras del tesoro... ¡Así que no me juzguéis! ¡Yo también tengo derecho a disfrutar un poco! ¿No?

Pues eso... ¿Alguna sugerencia? ¿Cancún o Playa del Carmen?

miércoles, 16 de julio de 2008

Puntos de vista

Hoy estoy en la oficina. Creo que no es mala idea que vaya viniendo más a menudo, porque cuando tenga que venir a diario será un shock. De todas maneras, aquí estoy estupendamente, pero a partir de agosto estaré en un zulo sin ventanas y con luces fluorescentes. Va a ser jodido.

Esta mañana he quedado con una cómica que además es actriz. Y charlando con ella, me he enterado de que entre los muchos trabajos que ha hecho, está el famosísimo anuncio de hemoal, en el que ella decía "es como si encogieran". La de veces que se ha repetido la frasecita, y de repente era algo como "¡Hey! ¡Eras tú!".

Luego me ha dado por buscar vídeos suyos en youtube, y he visto que también sale en un anuncio de Direct Seguros, con una flecha clavada en el trasero y diciendo "¡Ahí me han dao!" (esta chica tiene un trasero muy productivo en términos publicitarios). La verdad es que es un encanto de tía, y me he reido mucho con ella. Confío en volver a coincidir más veces en futuras actuaciones.

Pero el título del post viene por otro motivo. Hay gente que sabe valorar las cosas desde un punto de vista positivo, y con eso es con lo que quiero quedarme hoy. Aquí os dejo un ejemplo gráfico, siempre tan descriptivos



Me encanta la gente optimista

martes, 15 de julio de 2008

Apatía

Hoy tengo el día un poco tonto (deja vu?)

No sé si es el calor, la tormenta que parece rondar los cielos de Madrid, las librerías dinámicas que me tocan las narices o la sequía que me ronda cada vez que cojo un boli desde hace varios días. El caso es que tengo la sensación de estar dentro de una burbuja, como aislado de todo lo que me rodea, al menos a nivel sensorial.

Hoy llevo muchas horas metido en esta habitación. En realidad he salido una hora para comer, y luego he seguido aquí dentro, frente a la pantalla del ordenador. Debería hacer algo concreto, pero en vez de eso voy pululando de una actividad a otra, desganado, sin terminar de decidirme por ninguna. Básicamente, perdiendo el tiempo.

A ratos, cojo la guitarra, pero es como si los dedos se acabaran de despertar y no tuvieran ni putas ganas de presionar las cuerdas. La televisión no me motiva, no me apetece dormir, no me apetece escribir, no me apetece hablar.

Si pudiera elegir, estaría nadando en el mar, buceando hasta que la sal me produjera escozor en los ojos, caminando sobre la arena hasta que oscureciera. Luego me tomaría un enorme batido de chocolate, por fin una ducha fría y a caminar un rato por el paseo marítimo. Tal vez una cena con amigos y unas cervezas fresquitas, y una vez en casa dormir sin tener que pensar a qué hora me levantaré mañana.

Necesito vacaciones.

domingo, 13 de julio de 2008

El espectáculo ¿Debe continuar?

Ayer tuve otra de esas anécdotas que el maravilloso mundo de la comedia te brinda a veces.

En principio teníamos que actuar en una boda, durante el banquete, pero los novios no lo sabían... era una sorpresa. Uno de los invitados (familiar o amigo, no lo sé) decidió que como los novios son aficionados a los monólogos, estaría bien que de repente alguien empezara a hacer un monólogo durante la cena.

Allí aparecimos mi colega Hovik y yo. Nos metieron por una puerta lateral, a escondidas, para que no nos vieran antes de tiempo. Un camarero colocó un pié de micro cerca de la mesa de los novios, y allí nos acercamos nosotros. Hovik hizo de presentador, y yo me quedé al fondo de la sala, meditando sobre lo que iba a decir y lo que no.

Buena parte de mi texto incluye bromas sobre sexo, y a mi alrededor correteaban mocosos de entre 5 y 8 años, y en mi cabeza trataba de reestructurar el material. Mientras, escuchaba a Hovik desgranar el monólogo que tantas veces le he escuchado ya. Y entre frase y frase llegaban a mis oídos palabras como "paja", "follar", "polla"...

El chico que preparó la sorpresa, se acercó a Hovik y le dijo algo al oído. Hovik pidió unas gafas de sol y se puso a contar chistes de Eugenio... aquí ya supe que la cosa iba mal (no puedo recordar esto sin descojonarme). Hovik me miraba desde los 30 metros de distancia que nos separaban, y en cuestión de 2 minutos dijo "Bueno, esto era una sorpresa para los novios, no ha funcionado. Espero no haber molestado a nadie. ¡Vivan los novios!". Y cerró la actuación. Tiempo total: cinco minutos.

Estuvimos hablando con el chico, y con la señora que interrumpió la actuación para recriminar el contenido, y llegamos a un acuerdo. Básicamente, que ya había sido suficiente. En mi caso, dije un total de cero palabras. Y tal como vinimos, nos fuimos (esto es, a escondidas por una puerta lateral). Eso sí, con una ovación colectiva, que considero que corresponde al 100% a Hovik, dado que lo único que hice en todo el evento fue poner cara de mala leche al principio.

Creo que me lo pensaré antes de ir a otra boda. Es más, creo que ya no quiero casarme.

sábado, 12 de julio de 2008

Agilipoyado

Hoy tengo el día un poco tonto.

El jueves terminé bastante cansado, primero porque madrugué bastante y tuve un día intenso de trabajo. Luego por la noche tuve que ir hasta Villalba, a actuar en una terraza. No sabía que la temperatura allí, junto con el viento, iban a ser tan jodidamente desagradables. Al menos la gente estuvo bien, y pasé un rato a gusto. Congelado, pero a gusto.

Eso sí, llegué a casa a las 3:30am, y el viernes a madrugar otra vez. Así que ayer por la tarde no tuve más remedio que sucumbir a la siesta. Menos mal que soy el chico de la tónica, porque si encima bebiera alcohol en estas aventuras terminaría hecho polvo.

Eso sí, ayer me permití achicar un par de Bukkakes (que es como hemos bautizado una bebida que se nos ocurrió hace unos días en el Midada). La Su se está haciendo una experta en su elaboración, y la verdad es que está mu rica (a pesar del nombre y el aspecto que lo sugirió).

Hoy tengo actuación en Alcorcón, pero es privada. Este tipo de eventos suelen ser bastante imprevisibles, y el hecho de ir acompañado de otro cómico le resta tensión. Es bueno sentirse arropado cuando no sabes donde te metes.

El verano continúa, y sigo sin noticias de la playa...

martes, 8 de julio de 2008

Aniversario

Hoy hace veinticuatro años que tomé mi primera comunión. Y salvo por un par de ocasiones, casi fue la primera y la última. Pocos tiempo después de aquello, me declaré ateo.

También es el aniversario de boda de mis padres, pero a diferencia de mi relación con Dios, la suya todavía continúa.

Estos días están siendo algo menos calurosos, y se agradece. La obra que tengo frente a mi ventana empieza a convertirse en un verdadero acoso, y estamos investigando si es legal que construyan tan cerca de nosotros. Aunque los primeros indicios me hacen ser pesimista. Me temo que en breve un paisaje de ladrillo decorará las ventanas de mi dormitorio.

Por lo demás, aunque el verano parece ser temporada baja para los cómicos, para mí está resultando bastante interesante. También es verdad que lo que son pocas actuaciones para algunos, para mí son todo un logro. A lo mejor el año que viene, si continúo con esta aventura, tengo opiniones diferentes al respecto.

Y así van pasando los días. El fin de semana he estado entre actuaciones y barbacoas. La primera con amigos de toda la vida, y algún infiltrado desagradable. La segunda con cómicos. Creo que ha sido un finde interesante.

Lo peor: que a partir de la segunda mitad de agosto hay una mesa esperandome cada día en la oficina, porque parece ser que tengo que estar allí. De momento el teletrabajo tiene fecha de caducidad. Espero que sea por poco tiempo.

martes, 1 de julio de 2008

¡Pudimos!

Al final tanta cancelación parece que mereció la pena. España ganó la eurocopa y la alegría colectiva alcanzó cotas increíbles.

Me alucina que se hagan cosas como cambiar horarios, cerrar carreteras y montar atascos increíbles para que se pueda celebrar una copa de fútbol, pero si es lo que la gente quiere... ¿Quién soy yo para poner pegas?

Y mientras el calor asfixiante mantiene Madrid como las brasas de una barbacoa, los albañiles devoran el paisaje de mi ventana a golpe de ladrillo. Tengo que decidir entre aire fresco e intimidad, y no siempre es una decisión fácil. Creo que cada vez me importa menos que me vean en pelotas. Lo que no termino de soportar es que usen las herramientas más ruidosas justo a las 8 de la mañana, y que a las 12 del mediodía es cuando pasean por la estructura mirando el resultado. ¿Es o no es para cagarse en sus castas?

Mis vacaciones están difusas en el horizonte del calendario, así que de momento tendré que conformarme con el ventilador y alguna cañita con limón. Para compenar, este finde tengo una barbacoa en la sierra con mis amigos de toda la vida, mañana actuación, el jueves cañas con amigos y el viernes actuación... una cosa está clara: El mundo arde, pero no se detiene.

viernes, 27 de junio de 2008

Rachas

Parece que el halo de positivismo continúa flotando sobre mi cabeza.

Anoche, la selección española le puso las pilas a la rusa. Esto seguramente significa que el próximo domingo no actuaré tampoco. Y sería la segunda vez que me la anulan por culpa de estos mozos, pero supongo que la felicidad nacional es prioritaria.

Como compensación al disgusto, nada más terminar el partido, me fui a la sala Clamores, para ver a Chaouen en directo. Yo no sé qué cojones tiene este tío en la cabeza, pero hace unas canciones cojonudas. Las nuevas (al menos son nuevas para mí) son buenas, pero cuando toca las clásicas es cuando emociona.

Mira que he escuchado veces "Semilla en la Tierra"... pues nada, ayer otra vez volvió a desmontarme. ¡Qué hijoputa!

jueves, 26 de junio de 2008

Veranito

Parece que ya está aquí el calor.

Llevo varios días padeciendo el sofoco veraniego, que hace mis noches sudorosas y pegajosas. A ratitos es asfixiante, pero lo prefiero al frío. Soy andaluz, soy de costa, odio el frio.

Encima, con la jornada intensiva y currando en casa, he hecho del bañador mi uniforme de trabajo, y es algo que no hacía desde finales de los noventa. Claro que por aquel entonces yo era socorrista de playas. Mirando atrás, la verdad es que desde que llegué a Madrid, nunca había tenido unas jornadas laborales tan cojonudas. Es cierto que el trabajo sigue siendo a ratos muy exigente, sobretodo para la cabeza, que termina embotada. Pero si lo comparo con mi aterrizaje en Madrid, cuando curraba en el turno de noche vigilando los procesos de tarificación de llamadas, o con mi posterior etapa en desarrollo, cuando literalmente vivía en la oficina, creo que se puede decir que estoy de puta madre.

Si a esto le sumo que las cosas están saliendo mejor de lo que hubiera imaginado con la comedia, tendría que estar aplaudiendo de alegría. Pero prefiero no hacerlo, porque seguramente me pondría a sudar.

Se diría que el verano empieza bien. Y eso que aun no he visto la playa ni en fotos.

lunes, 23 de junio de 2008

¡Mi Dios tiene la polla más grande que tu Dios!

Leyendo el blog de Carlos Clavijo, me acabo de enterar de que George Carlin ha muerto.



El mundo es ahora un poco menos divertido.

Sinergia

No me gusta el fútbol.

Es así, y he tenido que vivir con ello toda la vida. Mi padre fue portero de fútbol, y pudo haber sido profesional, pero la vida tiene estas cosas. Yo no he heredado este amor por el deporte rey. A lo mejor es que soy republicano deportivo.

Pero ayer me tragué el partido entero, desde el pitido inicial hasta lo penaltis, y en cierto modo lo disfruté. Bien es verdad que le guardo cierto rencor al partido, ya que por su culpa me anularon una actuación, pero no soy vengativo. Al menos mereció la pena, o eso parece.

Lo que más me alucina del fútbol, es esa capacidad que tiene de aunar emociones, de transformar una masa humana de muchos individuos en uno solo. Un grito al unísono de millones de personas, salvo por el retraso que provoca el TDT, pero podemos considerarlo despreciable. Es increíble... toda esa rabia contenida, y al final una explosión de alegría. Un chaval hace pasar una pelota bajo tres palos, y un país entero ríe y llora. Acojonante. Por supuesto, yo también grité en el último penalti.

De todas maneras, es en partidos como este en los que me dejo llevar por esta alegría colectiva. Normalmente, prefiero ver otra cosa: un concierto, una obra de teatro, un cómico... Habrá gente que piense que soy un friki, pero mentiría si dijera que prefiero ir a un estadio de fútbol que a ver, por poner un ejemplo, una obra de Les Luthiers.

Aquí os dejo un vídeo para que comprobéis que Les Luthiers también saben cómo alegrar a las masas.

miércoles, 18 de junio de 2008

Un poquito de biografía

Hace algún tiempo, quise ser cantante.

Ya sé que en este país eso no es algo destacable, si tenemos en cuenta que OT ha hecho de España un país de cuarenta millones de cantantes. Pero yo hablo de una etapa anterior a OT, cuando la gente intentaba hacer maquetas sobre una cinta, y las presentaba a concursos en radios y certámenes municipales. Cuando alquilabas un local con unos colegas y formabas una banda. A veces era entre más de una banda. Cuando no había un casting cada mes, y había que ensayar, tocar en bares pequeñitos y te conformabas con tener ese día las consumiciones gratis.

El caso es que en el final de esa etapa, sustituí el rock y las bandas por la canción de autor. Conocí a un grupo de chavales que hacían sus propias canciones y se subían uno a uno al escenario para cantarlas. Mucha ilusión, pocas pretensiones y sobretodo muy buen rollo. Así lo recuerdo yo.

Pero el tiempo va poniendo a cada uno en su sitio, y el mío se encuentra ya bastante alejado de aquello. Ayer puse cuerdas nuevas a una de las tres guitarras que tengo en casa. De vez en cuando me dejo llevar por las ganas, y dedico un rato a canturrear en mi habitación, para desesperación de los vecinos. Supongo que el mío es el caso más típico de este tipo de historias.

Pero resulta que uno de aquellos chavales con los que en su día compartí escenarios, en vez de abandonar como hicimos todos los demás, se dedicó a seguir recorriendo bares, concursos y escenarios. Invirtió tiempo, esfuerzo y dinero en dar un paso más, hasta que ha conseguido hacerse un hueco en este difícil mundo de los cantautores. Ya ha sacado un primer disco, "Cáusa y efecto". Él es Kico Gómez, y aquí os dejo un enlace a su myspace. Podéis escuchar sus canciones, dejarle algún mensaje y conocerle un poco más. Pero os adelanto que es un tío de puta madre.

martes, 17 de junio de 2008

¡Me la sé!

Me he divertido un rato con este vídeo. Supongo que los nervios de estar en un programa ayudan a cosas como esta. O a lo mejor no... jajaja!



Seguramente, y viendo cómo va la cosa, en un futuro próximo podamos disfrutar de muchos vídeos como este... jajaja!

Primera persona del singular del verbo caber: cabo... ¡entro! xDDD

domingo, 15 de junio de 2008

Graciosos

Ayer tuve una de esas actuaciones que no pasarán a la historia. Aunque a mí no se me olvidará a corto plazo. A largo plazo seguramente sí...

Hubo problemas de diversa índole, aunque tampoco es algo que me suponga un trauma, pero si hay algo que no soporto es a los maleducados. Ayer pude "disfrutar" de la compañía de unos cuantos.

Pude haber hecho muchas cosas: meterme con ellos, tratar de darles caña o algo por el estilo. No es difícil, es más sencillo ser un cabrón sarcástico que un buen cómico. Pero al final no lo hice. Y no lo hice porque estaba mosqueado con aquellos imbéciles. No tanto porque hablaran, ni porque hicieran ruido. Es la falta de respeto lo que me saca de quicio, las formas... Y si me cabreo, es más difícil que controle la lengua, y seguramente intentaría joder en vez de hacer reir. Total, que hice mi papel, me centré en las pocas personas que estaban atentas al tema, e ignoré al resto. Y cuando terminé, me fui.

Ahora me alegro, porque al mediocre no hay que darle cancha. Yo hice mi trabajo, y volveré a hacerlo. Él seguirá siendo un imbécil maleducado. Supongo que es justo.

Hay además ciertas personas a las que les estoy especialmente agradecido. Es bueno saber por dónde te vienen las puñaladas. Aunque no ofende quien quiere, sino quien puede. Y ayer ninguno de los que lo intentaron tuvieron esa capacidad.

¡A mamarla!

lunes, 9 de junio de 2008

Adaptación al medio

Cuando uno se plantea ser cómico, sabe que tendrá que enfrentarse a situaciones pintorescas, pero que más o menos se pueden imaginar de antemano: borrachos oportunistas, garitos extraños, artimañas con los precios y cosas así.

Pero la vida siempre te da sorpresas...

El sábado tenía previsto actuar en una fiesta privada. En mi cabeza, rondaba la imagen de un mayordomo con guantes blancos y la bandeja de Ferrero Roché, caminando entre distinguidos invitados, que aplaudirían los chistes bajo la iluminación de una lámpara de ocho brazos... nada más lejos de la realidad.

En primer lugar, el camino para llegar a la casa era tortuoso, de esos en los que Carlos Sainz suele acabar en la cuneta. Cuando tuve que pasar el primer riachuelo con el coche recién lavado, comencé a tener las primeras dudas. Pero cuando llegué a la casa y ví el tema, comprendí lo equivocado que estaba en mis imaginaciones previas.

Llevo un tiempo intentando ser un cómico de Paramount, pero de momento se puede decir que soy un cómico de páramos. Porque aquello es lo que me encontré: un páramo. Arbustos, hierba, perros pululando por allí, y una suerte de tenderete bajo el que se cobijaba una banda de rock, que intentaba sonorizar mientras el humo de la barbacoa terminaba de reventar el efecto de mi colonia "pour homme". Una pila amenazante de troncos, como las que solían emplear para purificar el alma de las brujas, y un perro San Bernardo descomunal mirandome fíjamente. ¿Qué hice entonces? Lo único que podía hacer en ese momento: cogí una croqueta y mastiqué con calma... estaban ricas.

Afortunadamente iba acompañado por dos cómicos más: Dani Rivera y Carlos Pache, lo que nos permitió hacer guasa de la situación, que siempre es un bálsamo eficaz contra la cara de gilipoyas que se te queda. Me descojono recordando a Carlos quitándose la corbata antes de bajarse del coche. Creo que no era el único que esperaba comerse algún Ferrero Roché.

A la hora de actuar, y en contra de lo que esperaba, ninguno de los presentes hizo de borracho pesado. En su lugar, un perro cabrón se pasó los 30 minutos ladrando sin parar ¡Puto perro! ¿Qué podía hacer? ¡No sé cómo dejar cortado a un chucho! Así que me dediqué a ignorarle.

Pero peor suerte tuvo mi compañero Carlos Pache. Según subió al escenario... bueno, perdón... según se colocó entre los matorrales, alguien decidió que era el mejor momento para encender la macro hoguera que, mira tú por donde, estaba frente al "escenario". Evidentemente, la gente se apartó. Ahora me descojono escribiendo esto, pero ver al bueno de Carlos mantener el tipo como un espartano y hablando a un público que estaba a veinte metros de distancia, allí solo frente a la puta hoguera, me pareció absolutamente surrealista.

La gente bien, buen rollo. El San Bernardo un buenazo, y la experiencia inolvidable... irrepetible (o eso espero). Los colegas se montaron una verbena en toda regla ¿El motivo? Celebraban que ya tenían luz en el terreno que habían comprado hace muchos años. La fiesta de la luz... todo un comedy club en medio de la nada. Lo mejor de la experiencia es que dentro de unos años, podré decir a mis compañeros ¿Recuerdas aquella vez que actuamos entre arbustos y humo de fritanga?

lunes, 2 de junio de 2008

Hovik: A golpe de risa

Hoy tengo que confesar algo. Hace poco más de un mes me tiraron por tierra un tópico que vivía conmigo desde hace años: Los boxeadores están sonados.

Con esto no quiero decir que no los haya, pero desde luego generalizar es un error. Y esto lo digo porque he tenido la suerte de compartir escenario con un tipo que no solo reparte ostias como panes, sino que además es un cómico de los pies a la cabeza (y creedme, hay mucha distancia entre ambos puntos).

El actual campeón de España de los pesos pesados de boxeo es un guasón, y encima escribe libros. Creo que está bastante lejos de lo que uno consideraría un "sonado", y me recuerda una vez más lo estúpido de basar los juicios de valor en cosas tan superficiales como los tópicos.

Quiero dedicar esta entrada a un hombre que me ha sorprendido, y con el que espero compartir escenario más veces. Primero porque me cae bien, y segundo porque si la cosa se tuerce, es mejor tenerle de tu parte.



Os aseguro que cuando le tienes delante, eres consciente de que te puede arrancar la cabeza de un mamporro... pero seguramente os arrancará una sonrisa.

Efecto Mariposa

Han puesto una bomba en la embajada Danesa, según los primeros indicios, debido a las caricaturas sobre Mahoma que hace algún tiempo vieron la luz en ese país.

Bien pensado, tiene sentido. La misma lógica que hace que muchas personas sean capaces de matar y morir en nombre de lo divino, rige las cabezas de los que se han cargado a estas personas ahora.

Yo no entiendo mucho de dibujo, pero debían ser unas caricaturas horribles para mosquear tanto a la gente. Lo que está claro, es que más de uno se lo va a pensar dos veces antes de hacer bromitas con los musulmanes radicales.

La semana pasada estuve viendo un documental que explicaba cómo el universo se expandía, y que llegaría un momento en que el tiempo se detendría, y lo único que quedará será un reguero de materia inerte flotando por el inmenso cosmos. Así que viendo lo que nos espera ¿A quién cojones le importa que los microorganismos que pueblan una puta partícula del universo llamada Tierra, se machaquen entre sí por culpa de unos garabatos?

Está claro que a Dios no...

viernes, 30 de mayo de 2008

Llueven ostias...

Últimamente parece que hay alguien haciendo vudú en un muñequito con mi jeta (o sobre un mocho, que para el caso es lo mismo).

Tengo un catarro maravilloso, al que no le viene bien el humo de los bares. Anoche alguien se fumaba un peta junto a mí, y tuve que decirle que el próximo lo hiciera mentolado, a ver si me despejaba las vías además de las neuronas.

Encima, cuando terminas de actuar, pues a veces charlas con la gente, con ruido de música, a grito limpio y sumergido en la niebla tóxica. Así que he amanecido con voz de Sabina de resaca, y tosiendo como un fumador (sin serlo).

A todo esto, tengo mi coche desde hace una semana en el taller Y TODAVÍA NO LE HAN METIDO MANO!! Y eso que tengo el seguro a todo riesgo... a lo mejor es que lo entendí mal, y quiere decir que yo asumo todo el riesgo. Por supuesto, he llamado para no renovar con ellos.

Si a todo esto le sumo algún que otro quebradero de cabeza (con el que no os voy a aburrir), el resultado es cojonudo. Así que lanzo una propuesta: ¿Alguien quiere venir a darme por el culo y culminar así una bonita semana? ¡Pero ojo! ¡Sin disfrutarlo! (mariconadas las justas...)

domingo, 25 de mayo de 2008

Hogar dulce hogar

O como diría un friki: en ninguna parte como en 127.0.0.1

Desde que el jueves por la noche volví a casa después de actuar en Tres Cantos, sólo he salido un rato el viernes (para acompañar a mi cuñado a comprar una tele). Así que llevo bastante tiempo aquí metido. Y no tengo muchas perspectivas de mejora en ese sentido, porque se avecinan tiempos de mucho curro, y yo curro en casa.

A corto plazo se me viene encima una movida un poco jodida (tecnológicamente hablando), justo en un momento en que necesito tiempo para mis historias. Supongo que esto va a ser así mucho tiempo, pero es el precio de querer estar en todo.

Al principio, cuando tenía una actuación al mes, era diferente. Pero en las últimas semanas he tenido la oportunidad de subirme a un escenario cinco o seis veces en un plazo de 11 días. Y lo malo de esto, es que le coges el gusto al ritmillo, y de repente parece que viene un parón (si nada lo remedia). Sea como sea, mañana a primera hora tengo que dejar mi coche en el taller, y luego volver a casa porque tengo un marrón importante que solucionar, y que me da en la nariz que me va a absorber mucho. Menos mal que a partir del 15 de Junio empieza la jornada intensiva, y al menos las tardes las tengo libres (en principio).

Encima, tengo pendiente mi proyecto de fin de carrera. En realidad lo tengo pendiente desde hace mucho, pero es ahora cuando quería terminarlo de una bendita vez, y de nuevo parece que me relajo. Esto me cabrea...

Creo que ha llegado la hora de moverme, porque hasta ahora he sido más bien pasivo, y me he dedicado a verlas venir. Empiezo a sentir la necesidad de avanzar, y cada vez tengo más claro que solo hay una forma de hacerlo.

jueves, 22 de mayo de 2008

Humor italiano

Berlusconi es la ostia.

Ahora resulta que la delincuencia en Italia existe por culpa de los inmigrantes. Debe ser que la mafia en Italia ahora se dedica a obras benéficas. El tipo se ha currado una ley que va a largar del país a todos los inmigrantes que no tengan papeles, y le pondrá multas a los que les alquilen pisos.

Si yo viviera en un país donde la renta per cápita es miserable, donde no hubiera oportunidad de tener un trabajo digno, donde el hambre matara a mis vecinos, y donde las noticias que llegaran de Europa fueran imágenes de McDonalds y gente com MP3 en los bolsillos y coches caros, haría exactamente lo mismo que hacen ellos: las maletas

Seguramente, trataría de cruzar la frontera, y luego intentaría buscar un trabajo, de lo que fuera, porque seguro que sería menos jodido que lo que ya habría vivido. Con un poco de suerte, en un tiempo conseguiría papeles, y podría ir tirando para mantener a mi familia, y en un plazo razonable, conseguir un nivel de vida que jamás habría conseguido en mi país.

Pero gracias a Berlusconi, desde que pusiera un pie en Italia, me habría convertido en un delincuente. Qué ironía que sea Berlusconi el que tache de delincuentes a millones de personas que solo buscan un poco de comida y cobijo. Por supuesto que hay delincuentes entre los inmigrantes, pero muchos de ellos lo son empujados por la miseria, y no por la avaricia, como otros que se dedican a inventarse leyes absurdas y vivir la vida padre.

Y mientras tanto, Europa se dedica a mirar, como el que ve una peli en DVD, y piensa: ¡Mira lo que ha hecho este tipo! ¡Qué bribón! ¡jajaja! ¡Este Berlusconi...!

Y me juego algo a que alguno incluso se ha planteado imitarle, ahora que hay precedentes. Y digo yo ¿No es más fácil lanzar un puñado de bombas y exterminarlos a todos? ¡Si vamos a ser unos hijos de puta, seamoslo a lo grande, joder! Lo que no vale es intentar establecer valores morales y luego buscar grietas para hacer lo que realmente interesa: deshacerse de los problemas en vez de solucionarlos.

De Berlusconi al fin y al cabo es algo que te esperas... veremos quién más le ríe la gracia.

martes, 20 de mayo de 2008

I can't take my eyes off of you

Estaba haciendo zapping mientras comía, y me topé con uno de esos canales que ponen vídeos musicales. Y estaban echando este:



Hacía tiempo que no escuchaba a Damien Rice. Esta canción es una de mis favoritas, y mira que es triste...

lunes, 19 de mayo de 2008

La Ruleta de la Fortuna

Que la vida es impredecible es un hecho. Uno nunca tiene ni la menor idea de lo que va a pasar en los cinco minutos siguientes, o en media hora, o en una semana. Muchas veces pasamos nuestro tiempo inmersos en una inercia cotidiana que nos lleva sin pena ni gloria, girando detrás del minutero sin ser conscientes de ello.

Pero a veces suceden cosas, y son como muescas en esa línea, como baches que te hacen rebotar y despertar de ese letargo, y darte cuenta que la vida es finita, que tienes muchas cosas por hacer y que a lo mejor, solo a lo mejor, no estás aprovechando tu tiempo como deberías.

Hoy me he enterado de que Kiko, de Gran Hermano, puede tener cáncer de páncreas. No es algo que debiera ser extraño, sucede cada día a mucha gente esto de que le trunquen su cotidianeidad de repente, sin venir a qué. Pero es cuando le sucede a gente que te es familiar, aunque sea televisivamente, cuando te paras a pensar que te podría ocurrir a ti. Tiene 31 años, y eso lo hace más brusco, si cabe.

Por supuesto, quiero mandar un abrazo desde aquí a este chaval (porque es un chaval), y desearle que se recupere. Estoy convencido de que cojones no le faltan para esta batalla. Porque lo que tiene por delante es una batalla, y bastante jodida.

No es que me caiga especialmente bien. Tampoco especialmente mal. El que me conozca sabe que considero a Gran Hermano como un nido de parásitos sociales, aunque reconozco que si ha sabido mantenerse en ese mundillo después de tantos años, será que algo sabrá hacer. Porque en esta vida, muchas veces las cosas no son lo que parecen, y a menudo los talentos (del tipo que sean) surgen donde menos lo espera uno, y se conoce que hasta para dar caña hay que valer. Digo yo que será así, cuando él ha seguido ahí y otros no.

Sea como sea, me da que pensar. Si creyera en Dios, le daría gracias por cada uno de los minutos que disfruto. Pero no es el caso, así que lo único que puedo hacer es tratar de ser consciente de quién soy, dónde estoy, y qué quiero hacer con mi vida. Parece sencillo, pero seguro que se me vuelve a olvidar... de hecho creo que es un recurso que tenemos, para sobrevivir cada día a la locura de saber que el tiempo corre, y de qué manera...

lunes, 12 de mayo de 2008

Visita

Estos días tengo un invitado en casa. Se llama Boris, y aunque al principio no hizo muy buenas migas conmigo, mis dotes de persuasión y un par de capítulos de "El encantador de perros" han hecho que la cosa cambie.



Este es Boris... parece poca cosa, pero tiene unos huevos que ya los quisiera más de uno.

Parecidos... ¿Razonables?

Resulta que un gracioso me ha dicho que en esta foto:



Me parezco a esta ardilla:



Lo que tiene uno que aguantar...

sábado, 10 de mayo de 2008

Y yo mirándome el ombligo

Últimamente no termino de concentrarme en lo que se supone que debería concentrarme. Tengo muchas cosas pendientes, y aunque las perspectivas son buenas, mi costumbre de meter en mi mochila los libros de los demás empieza a sobrecargarme la espalda.

De hecho ya estoy un poco cansado de muchas cosas. Empiezo a sentirme gilipollas, y me doy cuenta de que el problema soy yo. La solución está delante de mis narices desde hace mucho: tengo que aprender de aquellos a los que juzgo, porque su actitud debería ser la mía en algunas ocasiones. Esto podría parecer un poco críptico, pero si lo leen las personas adecuadas, a lo mejor lo entienden. Pero por aclarar algo las cosas, solo diré que llevo demasiado tiempo haciendo de Cristo. Demasiado tiempo para un ateo. Y no hablo de mi look. Resumiendo: soy imbécil.

Pues en estas estaba, cuando me ha dado por jugar a las comparativas, y he puesto mi mierda encima de la mesa. Es cierto que tengo cosas en mi vida que me están tocando un poco los cojones, pero también tengo muchas otras que no estoy disfrutando, porque estoy más concentrado en lo de siempre, pastorear. Y es un error.

Pero es que mientras escribo estas chorradas, hay más de 20.000 muertos en Birmania, y muchos más desaparecidos. Gente que las está pasando muy putas, mientras yo estoy aquí sentado, con mi portátil, mi escritorio, mi cafelito y mis "penas". Sé que a cada uno le escuecen sus propias heridas, pero a menudo hay que ser un pelín objetivos. Tengo mucha suerte, mucha. Tengo opciones, y tengo ganas de hacer cosas. Y las voy a hacer. Hay días que siento cierta vergüenza de mis propios quejidos. Supongo que es normal, y seguramente volveré a caer en lo mismo, uno no puede negar su propia naturaleza. Eso sí, intentaré controlarme todo lo que pueda.