domingo, 11 de noviembre de 2007

Dos de dos

Así son las cosas.

Dos puentes cojonudos, y los dos en casa tosiendo como un capullo. Tenía planes, quería ir a mogollón de sitios, viajar... pero en lugar de eso aquí estoy, luciendo el típico pijama que me queda como el culo (resalta mi nueva barriga), pero que es calentito y cómodo.

No suelo ser pesimista del todo, a veces un poco, pero no demasiado. Así que a pesar de cómo están saliendo las cosas, en vez de llorar abrazado a la almohada las desdichas que me devoran, he planificado un viaje a Roma para el primer fin de semana de diciembre, y otro a Santiago de Compostela para el puente de la Constitución. Por fin voy a mover Roma con Santiago (¡jajaja! ¡¡¡tenía que decirlo!!!). Lo habría hecho en órden inverso, si el precio de los vuelos para el puente no se hubieran puesto por las nubes. De esta forma, por dos tercios del precio tengo dos viajes en lugar de uno (lo cual compensaría la catástrofe sufrida en estos puentes de noviembre).

Voy a ver qué ponen por la tele...