martes, 31 de marzo de 2009

¿Justicia?

El 18 de enero de 2009, un radar captó mi coche a 82km/h por la A-5, un poco después de salida del túnel de la M-30, en dirección a Alcorcón.

En el túnel se puede circular como máximo a 70 por hora, velocidad que respeté. Y aunque no pretendo justificar mi velocidad, que no considero elevada, diré que en el resto de la M-30 se puede circular a 90. Tal vez por eso, justo al salir del túnel aceleré un poco (un poco, 82km/h no es que sea la ostia en velocidad). Máxime si tenemos en cuenta que antes la velocidad que había en esa zona era de 80, pero a raiz de las quejas vecinales respecto al ruido del tráfico, se decidió bajar la velocidad (no por seguridad vial, sino por ruidos).

El caso es que mantienen la velocidad a 70 durante un buen tramo, y han puesto un radar estratégicamente colocado, en el que cientos y cientos de pardillos caemos. Sin ir más lejos, un compañero de trabajo ha recibido la misma multa que yo, pero él iba a 79km/h. Hasta aquí perfecto: me he saltado una norma, y la ley me castiga. En concreto con 92 euros, con una sanción que está estipulada como GRAVE, aunque no implica pérdida de puntos. Y si pago antes de cierta fecha, me lo dejan en 64, como las rebajitas de El Corte Inglés.

Todo esto no me cabrearía tanto, si no fuera porque creo entender que la justicia española no está correctamente ponderada, y me explico:

El 30 de Julio de 2006, un becerro (y digo becerro porque hay que serlo para meterte en tu coche borracho como una cuba y ponerte a conducir), estampó su coche contra el coche de un chaval de 24 años que se dirigía a su trabajo como camarero en un hotel. Murió en el acto, pero el becerro no. El becerro se salvó, y fue ingresado grave en la UCI. Tenía una cantidad de alcohol en sangre muy por encima de los niveles permitidos, y esto tres horas después del golpe. No quiero ni pensar cómo iba en el momento del impacto.

El caso es que por lo visto, hace falta una orden judicial para poder hacer este análisis, y se conoce que el policía que pidió el análisis debía ignorar esto, dado que no solicitó dicha órden. Este "error", ha servido de atenuante.

Pero hay más, porque el peritaje de la policía demuestra que el coche del becerro invadió el carril contrario, cosa que el imputado niega, luego comete perjurio. Por supuesto, dice que él no había bebido (esto también es perjurio, pero claro, no importa que esté claro que iba beodo perdido, puesto que al ser anulada la prueba por error policial, no se tiene en cuenta). Esto es genial, es como decir "Sé que fuiste tú, pero voy a hacer como que no me doy cuenta".

No continúo con detalles, porque me cabreo, pero el resúmen final es que se establece una multa de 590€, y dos años de retirada del carnet. Este es el precio de matar a un chaval con toda la vida por delante. Dos años de carnet, y 500 eurillos más de los que me piden a mí.

Dentro de un par de años, el becerro podrá circular de nuevo. Imagino la alegría que le dará cuando tenga en sus manos su carnet. De los 590 euros ni se acordará, por supuesto. Mientras, Julio será siempre Julito. Nunca será papá, ni abuelo Julio. Siempre Julito.

Yo voy a pagar mi multa. El dinero espero que lo inviertan en cosas útiles, y no en radares absurdos en zonas concretas para sacar pasta. Mejores carreteras, mejores señales, más seguridad en puntos negros. Pero que por favor no me pidan que crea en la justicia, ni en su forma de ponderar las faltas.

Y desde aquí te digo, becerro, que la vida da muchas vueltas. Ojalá nunca tengas que maldecir a nadie como yo te maldigo ahora a tí.

6 comentarios:

The root of all evil's dijo...

nada solo puntualizar que el becerro ya conduce, se le ha devuelto el carnet ya que de eso hace 3 años, ha cumplido su condena de retirada de carnet, esta es la puta justicia que tenemos en España si señor.

Luego salen las mierdas campañas publicitarias, "no bebas", "no te drogues", "si eres LEgal..." ¿pa ke digo yo?, todos estos hijos de puta parece que han estudiado las leyes para eludirlas,

Todo esto da asco, repugna y huele, yo por mi los colgaría a todos con un gancho por los talones.

Salomón dijo...

Nada, ¿Qué decir?... ¡De puta madre!

Ya solo falta que publiquen un tebeo con nuestras caras de chiste.

Espero no cruzarmelo nunca

Neztgul dijo...

Hoy mismo he visto en las noticias por el caso Marta que el mentir en pleno juicio es un "derecho" y no agravará para nada la condena.

Del becerro decir que le deseo que se vuelva a llevar otro susto con el coche pero que de ahí no se levante, porque mientras él pueda envejecer con el paso del día a día, una familia llora y sufre minuto a minuto.

Toni dijo...

lo que esta, esta.
por el bien de la salud de muchos familiares espero no hablar mas de esto. y mira que me jode. PUTO SISTEMA DE MIERDA.
ojala pudiera creer en un puto dios para llerar ciertos momentos de vacio, pero no creo.
siempre en mi recuerdo.
descanse en paz

Anónimo dijo...

Becerrito de mierda:
Te deseo que sigas con tu vida de mierda por delante, que consigas un trabajo de mierda que te permita subsistir, que tengas una gran boda de mierda algun dia; y por fin, por ultimo, que tengas un par de hijos de mierda.
Te deseo todo esto para que un dia, ese dia que ya no te acuerdas ya para nada de ese 30 de Julio del 2006, que lo tengas ya en el fondo de tu mierda de cerebro; ese dia, vaya uno de esos de tus hijos de mierda en su coche a trabajar y tenga la suerte de que se cruce con un chaval muy simpatico, muy alegre (por la cantidad de alcohol desorbitante que lleve encima, claro)por la carretera, y que te lo deje allí tumbado, estampado.

Te deseo que cuando te llame la policia para darte esta feliz noticia, te acuerdes de ese 30 de Julio del 2006, del cual ya te has olvidado. Te acuerdes de las caras de esa familia que te cruzaste un dia por los juzgados, y te deseo que vivas en tu pellejo de mierda lo que es perder un hijo de esta forma; que sientas la impotencia de la injusticia y que te trages una por una todas y cada una de las lagrimas de mierda de tu mujer de mierda y de tu otro hijo desolado de mierda.

Becerrito de mierda:
TE DESEO QUE ALGUN DIA NO PUEDAS VOLVER A OLVIDAR ESE 30 DE JULIO DEL 2006.

Aniram

Dani Rivera dijo...

El becerro es un becerro, pero espero que todo esto no cuestione la presunción de inocencia del sistema judicial de nuestro pais. Es mejor 1.000.000 de becerros en la calle que 1 inocente entre rejas...