lunes, 19 de octubre de 2009

Bruselas

Me ha encantado Bruselas.

Iba con la idea de parar allí un par de días, y de paso estar ya cerquita del aeropuerto. No tenía una idea clara de qué cosas iba a ver, o si la ciudad me iba a gustar más o menos, y lo cierto es que es una ciudad increíble.

Allí hay una cultura de cómic muy arraigada, y caminar por sus calles es un contraste constante de arquitecturas. Lo mismo estás entre rascacielos de cristal, que en una plaza rodeado de arte gótico. Iglesias por todas partes, y de vez en cuando te cruzas con algún mural de algún dibujante importante, o alguna escultura basada en algún cómic.

Bruselas es una ensalada de razas y culturas. Hay tantos museos que necesitaría un mes o dos para poder visitarlos todos. Yo solo estuve en el del juguete, porque hay muchas cosas que ver sin necesidad de entrar en ninguno, simplemente paseando por las calles, que encima huelen a chocolate y praliné en muchos de sus rincones.

También la he apuntado en la lista de sitios a los que quiero volver. Os dejo alguna fotillo:


Sé lo que parece, pero poco comí, para todo lo que apetece comerte en Bruselas.


El atomiun, aumentado 150 billones de veces respecto al átomo al que representa.


Muñequitos en cajitas de cerillas, en el museo del juguete.