viernes, 14 de septiembre de 2007

Ya falta menos para nadar mar adentro...

Cuando aquel dia de verano de 1989 los Héroes del Silencio aterrizaron por San Fernando de Cádiz, eran unos perfectos desconocidos para mí. Nada hacía presagiar que se convertirían en la banda de rock más importante de España en los 90, y la más internacional también.

A los Héroes normalmente se les odia o se les adora. Yo soy de estos últimos, y por ello estaré desgañitándome en Zaragoza el día 10 de octubre. Me imagino el campo lleno de treintañeros nostálgicos, algún cuarentón y seguramente mucha juventud. Y es que hay muchos chavales que sin haber vivido plenamente la época en que Héroes arrasaban, se han convertido en verdaderos fans de la banda a la que nunca han visto en activo.

Personalmente debo agradecer a Bunbury que me hiciera sentir la necesidad de cantar, y también el valor para intentarlo. Creo que si sumara los minutos en los que he estado cantando algún tema suyo, hablaríamos de semanas o meses. Y no exagero.

Sé que este regreso es un poco ficticio, que es sólo una gira. Les veo más arrugados, más viejos, y seguramente estén un poco oxidados. Pero son los Héroes, los auténticos. Y eso es todo lo que necesito saber para querer estar allí cuando se disipe el humo y se dibujen las figuras de estos cuatro sinvergüenzas, que un día me hicieron gritar como un loco, mientras aporreaba mi guitarra en mi habitación.


Video promocional de la gira que los Héroes van a hacer ya mismo!!


Esta chica hace una versión particular de una de mis canciones favoritas. Me recuerda cuando yo hacía lo propio, para disgusto de mis vecinos... solo que ella entona mucho mejor que yo, jejeje!


Y por supuesto...

La que es mi canción favorita de Héroes. Una vez leí una obra de teatro, de Alejandro Casona, que se llama La Sirena Varada (y que recomiendo). Juraría que Bunbury la ha leido... :o)