jueves, 22 de mayo de 2008

Humor italiano

Berlusconi es la ostia.

Ahora resulta que la delincuencia en Italia existe por culpa de los inmigrantes. Debe ser que la mafia en Italia ahora se dedica a obras benéficas. El tipo se ha currado una ley que va a largar del país a todos los inmigrantes que no tengan papeles, y le pondrá multas a los que les alquilen pisos.

Si yo viviera en un país donde la renta per cápita es miserable, donde no hubiera oportunidad de tener un trabajo digno, donde el hambre matara a mis vecinos, y donde las noticias que llegaran de Europa fueran imágenes de McDonalds y gente com MP3 en los bolsillos y coches caros, haría exactamente lo mismo que hacen ellos: las maletas

Seguramente, trataría de cruzar la frontera, y luego intentaría buscar un trabajo, de lo que fuera, porque seguro que sería menos jodido que lo que ya habría vivido. Con un poco de suerte, en un tiempo conseguiría papeles, y podría ir tirando para mantener a mi familia, y en un plazo razonable, conseguir un nivel de vida que jamás habría conseguido en mi país.

Pero gracias a Berlusconi, desde que pusiera un pie en Italia, me habría convertido en un delincuente. Qué ironía que sea Berlusconi el que tache de delincuentes a millones de personas que solo buscan un poco de comida y cobijo. Por supuesto que hay delincuentes entre los inmigrantes, pero muchos de ellos lo son empujados por la miseria, y no por la avaricia, como otros que se dedican a inventarse leyes absurdas y vivir la vida padre.

Y mientras tanto, Europa se dedica a mirar, como el que ve una peli en DVD, y piensa: ¡Mira lo que ha hecho este tipo! ¡Qué bribón! ¡jajaja! ¡Este Berlusconi...!

Y me juego algo a que alguno incluso se ha planteado imitarle, ahora que hay precedentes. Y digo yo ¿No es más fácil lanzar un puñado de bombas y exterminarlos a todos? ¡Si vamos a ser unos hijos de puta, seamoslo a lo grande, joder! Lo que no vale es intentar establecer valores morales y luego buscar grietas para hacer lo que realmente interesa: deshacerse de los problemas en vez de solucionarlos.

De Berlusconi al fin y al cabo es algo que te esperas... veremos quién más le ríe la gracia.