jueves, 31 de mayo de 2007

Tu problemaaaaaa...

Ayer conocí al gran Ignatius.

Fue toda una sorpresa, porque de hecho ya rondaba por mi cabeza la idea de largarme del Triskel, porque eran casi las 12 y no había empezado la sesión de cómicos. Pensé que al final no habría actuación, pero cuando subí para echar un ojo y decidir qué hacía, entró por la puerta.

Al principio dudé, porque el tipo se ha metido un afeitado bastante intenso, pero al final lo inconfundible prevaleció.

Estuve charlando con él, y descubrí que es una persona bastante enrollada. Casi daba la sensación de ser tímido. Pero claro, uno llega con la imagen del Loco de las Coles metida en la cabeza, y no es capaz de aceptar esa posibilidad.

Estuve viendo varias actuaciones, unas mejores que otras, pero en general me gustaron bastantes cosas. Ignatius en concreto estuvo más friki que nunca (al menos, es lo más friki que yo le he visto hacer en términos de monólogo). Pero quién sabe lo que fluye por la cabeza de este hombre. De momento me quedo con la copla de que debajo de ese monstruo del escenario hay un ser que roza la normalidad.