martes, 18 de marzo de 2008

Semana Santa

No soy lo que se dice un "capillita", la verdad.

Pero como buen gaditano, cualquier tipo de festividad me sirve para celebrar el hecho de que no hay que currar. Y eso que los huecos con los que sueño de vez en cuando los quiero precísamente para todas esas tareas pendientes que pueblan mi agenda.

El fin de semana pasado estuve en Cádiz. Fue una visita fugaz, llegada el viernes a las tantas (ya era sábado desde hacía unas horas), y regreso el domingo por la tarde. Tuve que hacer un planning para aprovechar al máximo la estancia. Y aun así me dejé asuntos pendientes (como siempre).

El puente lo pasaré aquí. Aprovecharé para escribir, poner en órden algunas cosas, ensayar, descansar y poco más. Tampoco es que dé tiempo a mucho más.

Desde luego, no van a ser las vacaciones de mi vida. Pero son vacaciones!!